El comercio electrónico B2C sigue en expansión y alcanza, en 2014, los 16.259 millones de euros, un 11,3% superior al valor del año 2013, según los datos que se desprenden del Estudio sobre Comercio Electrónico B2C 2014, realizado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Aunque esta subida es inferior a la registrada en 2013 respecto al año 2012 (18%) e incluso en 2012 en relación con 2011 (13,4%), se siguen manteniendo tasas de crecimiento de dos dígitos, lo que refleja el gran dinamismo que caracteriza al B2C.

El crecimiento experimentado por el comercio electrónico se debe, sobre todo, al aumento del gasto medio por comprador (876 euros, un 11,4% más que en 2013). En segundo lugar, contribuye el porcentaje total de internautas, que en 2014 se sitúa en 29,9 millones de individuos, el 76,1% de la población, y experimenta un crecimiento similar al de los dos últimos años (3,2 p.p.). La tercera de las variables que intervienen en la estimación del volumen del B2C, el número de internautas compradores, también sube y representa al 62% del total de internautas (18,6 millones de individuos).

El comprador online
El perfil del comprador internauta se asemeja al de la población internauta en general y continúa la tendencia a la diversificación. Aunque predominan los compradores de 25 a 49 años y residentes en hábitats urbanos de más de 100.000 habitantes, se aprecian incrementos de la presencia femenina.

La compra online tiende a caracterizarse por su falta de regularidad en lo que a frecuencia se refiere. El 63,2% de los compradores declara hacerlo sin una periodicidad fija. El hogar sigue siendo el lugar preferido para realizar las compras online (92,8%) y, la empresa o lugar de trabajo se mantiene en segundo lugar (10,6%).

Por tercer año consecutivo, los sitios web que venden principalmente por Internet se sitúan como principal canal de compra (61,4%), por lo que se mantiene y reafirma el liderazgo de las webs específicas de venta online. Y las tarjetas de crédito y débito continúan siendo la forma de pago preferida a la hora de hacer la compra (64,1%). Los sistemas intermediarios de pago son utilizados por el 25,3% de los compradores, ocupando la segunda posición.

Formas alternativas de comercio electrónico
El número de internautas que adquieren productos o servicios a través de dispositivos móviles (mCommerce), es decir, que ha realizado operaciones de comercio electrónico tradicional solo que a través de dispositivos móviles, se sitúa en 3,3 millones de personas, lo que representa al 17,8% de los internautas compradores.

En cuanto al uso de aplicaciones móviles, el 30% de los internautas compradores online que utilizan una tableta o el teléfono móvil, han adquirido alguna app de pago en la Red, siendo las aplicaciones de entretenimiento las que pasan a ser las preferidas con un crecimiento de 17 p.p. (47%), mientras que las de mensajería se reducen 8,6 p.p. (38,6%). El móvil es el principal destino (95,2%), mientras que el segundo es la tableta (42,6%) y el 37,7% compraron apps para ambos dispositivos.

Madurez
Se ha detectado un aumento de las incidencias en la compra a partir de las respuestas de los internautas compradores. Un 12,6% de ellos manifiesta haber tenido algún problema. Destacan los envíos defectuosos (38,6%), el retraso en la entrega (37,8%) y que el producto no llegó (29,9%).

Entre las razones para realizar compras online se sitúan en cabeza el precio (75,5%), la comodidad (63%) y el ahorro de tiempo (49,7%). Entre los motivos que frenan las compras en el caso de los internautas no compradores destacan su preferencia por ver el producto en la tienda (74,6%) y los compradores consideran como aspecto a mejorar los gastos de envío (79,2%).