Juniper Research acaba de hacer público un estudio en el que vaticina que en 2017 al menos uno de cada tres routers domésticosse utilizará como hotspot público Wi-Fi. Además, la consultora augura que para finales de 2020 la base instalada de dichos enrutadores alcanzará los 366 millones en todo el mundo.

El informe, Wi-Fi Hotspots: Deployment Strategies & Forecasts 2016-2020, hace mención al modelo homespot: dispositivos que crean dos redes inalámbricas separadas por un servidor de seguridad. Una sola red es para uso privado mientras que la otra se ofrece como un hotspot púbico Wi-Fi por los operadores de banda ancha.  
Precisamente, compañías como BT, UPC y Virgin Media en Europa, y varios operadores de televisión por cable de renombre en Estados Unidos, como Comcast y Cablevision, han adoptado este sistema como una manera económica para extender la cobertura Wi-Fi doméstica. 

1 de cada 3 routers domésticos será usado como hotspot público Wi-Fi en 2017
1 de cada 3 routers domésticos será usado como hotspot público Wi-Fi en 2017

Asimismo, la investigación señala que la rápida expansión de esta solución de tecnología inalámbrica está dando lugar a la aparición de una serie de agregadores mundiales de Wi-Fi como iPass, que alquila su red al por mayor a telcos, operadores de cable y clientes corporativos.

Sin embargo, el estudio también hace hincapié en las preocupaciones acerca de la seguridad y la privacidad que tienen los consumidores. Y es que, los proveedores de servicios de banda ancha no están dejando claro a los usuarios que sus routers domésticos pueden emplearse para iniciativas de Wi-Fi pública. De ahí que Juniper Research alerte de una más que probable reacción violenta por parte de los clientes en cuanto tomaran conciencia de este doble uso.

"Aunque la mayoría de los operadores permiten a los consumidores rechazar esta opción, si así lo desean, la mayoría de los consumidores simplemente no tienen idea de que sus routers se están utilizando de esta manera", dijo el autor de investigación Gareth Owen. "Dadas las preocupaciones actuales alrededor de la privacidad y la seguridad de los datos, la constatación de que completos extraños pueden acceder a los routers domésticos es poco probable que estas iniciativas tenga una respuesta positiva."

No obstante, el análisis pone de relieve los beneficios para el consumidor que ofrece esta política, como un acceso gratuito o una tarifa reducida a la red homespot del operador.