Álvarez-Pallete y César Alierta
Álvarez-Pallete y César Alierta

Tras 16 años en el cargo, César Alierta deja de ser presidente ejecutivo de Telefónica. El próximo 8 de abril se celebrará una reunión del Consejo de Administración en la que se confirmará el nombramiento de José María Álvarez-Pallete, a quien Alierta ha propuesto como su sucesor por ser “el directivo más preparado para afrontar con éxito los retos que impone la revolución digital”.  

Álvarez-Pallete accedería al puesto tras 17 años formando parte de la cúpula directiva de la operadora y más de tres como consejero delegado. Nacido en Madrid en 1963, es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad Libre de Bruselas. “International Management  Program” por IPADE y Diploma de Estudios Avanzados por la Universidad Complutense de Madrid.

Con tan sólo 35 años, se incorporó a Telefónica como director general de Finanzas de Telefónica Internacional. Fue en febrero de 1999 y procedía de CEMEX. Meses más tarde pasó a ocupar la Dirección General de Finanzas Corporativas.

Con la llegada de Alierta a la presidencia en el año 2000, fue confirmado en su puesto y, posteriormente, en el 2002 designado presidente de Telefónica Internacional y luego presidente de Telefónica Latinoamérica, cargo que ocupó hasta su nombramiento como presidente ejecutivo de Telefónica Europa en 2011. Un año después accede al cargo de consejero delegado de Telefónica S.A., habiendo sido miembro de Consejo de Administración desde julio de 2006.

Por otro lado, Alierta seguirá formando parte del Consejo de Administración y mantendrá su puesto como presidente ejecutivo de Fundación Telefónica.

Bajo su cargo como presidente, “Telefónica ha pasado de ser un actor destacado en el sector de las telecomunicaciones en España y Latinoamérica,  a convertirse en un líder en los principales mercados que han supuesto su apuesta estratégica; Brasil, Alemania, España e Hispanoamérica”, señala la compañía en el comunicado remitido. A lo que añade: “Durante su mandato, Alierta ha situado a Telefónica a la vanguardia de las telecomunicaciones mundiales, adelantándose a la competencia en la toma de decisiones estratégicas que convirtió en tendencia, como la amortización de las licencias UMTS o la creación de Telefónica Digital”.