Los resultados trimestrales presentados por Dominionestán condicionados por la situación excepcional derivada de las medidas restrictivas tomadas en la mayor parte de países del mundo como consecuencia del Covid-19, aunque los efectos negativos han sido mitigados por la rápida respuesta de la compañía.

La compañía ha alcanzado los 224,5 millones de euros de cifra de negocio ajustada, un 6% más que en el mismo periodo del año anterior, lo que suponen cerca de un 4% de crecimiento orgánico a moneda constante.

El leve deterioro de los márgenes ebitda, ebit y beneficio neto se ha limitado a 3 millones de euros respecto al primer trimestre del 2019, gracias a la rápida adopción de medidas por parte de la compañía, que ya ha dotado, además, las primeras provisiones.

Dominion crece en ventas, pero gana un pelín menos.
Dominion crece en ventas, pero gana un pelín menos.

Por segmentos, el impacto se la localizado principalmente en el negocio de B2C debido al cierre forzado del canal físico de tiendas Phone House, aunque hay que destacar como buena noticia los más de 200.000 servicios de energía y telecomunicaciones que mantiene activos el proyecto Smart House. El impacto ha sido menor en el segmento de B2B, dónde el área de Servicios se ha visto afectada por el cierre temporal de algunas plantas industriales y el descenso de la actividad en el mantenimiento de infraestructuras de redes, mientras que en los Proyectos 360 el impacto ha sido muy limitado y circunscrito al aplazamiento de proyectos puntuales de tamaño medio.

Respecto a las perspectivas para el resto del 2020, la compañía destaca su importante posición de liquidez (terminó 2019 con 113 millones de euros de caja neta) que le permite afrontar con garantías esta etapa de descenso de la actividad y aprovechar las oportunidades que puedan surgir. Asimismo, confía en cerrar el año con crecimiento en ventas y resultado positivo, y que 2020 sólo suponga un paréntesis en el cumplimiento de su Plan Estratégico, que se retrasaría un año. Su modelo de negocio basado en Diversificación, Descentralización, Digitalización y Disciplina Financiera será el principal activo y la mejor garantía para superar y salir reforzados de esta situación.