Las empresas necesitan incorporar urgentemente hábitos de higiene para los teléfonos inteligentes mientras preparan y planifican la vuelta al trabajo de sus empleados, según un destacado microbiólogo de Reino Unido, cuyas recomendaciones han sido relevantes durante el Covid-19.

La limpieza y desinfección de los teléfonos se ha considerado como una acción eficaz para ayudar a reducir el riesgo de contaminación cruzada y la transmisión de virus, incluidos los epidémicos. El coronavirus del SARS, un pariente cercano del virus que causa el Covid-19, puede vivir hasta 96 horas sobre el vidrio, lo que hace que los teléfonos inteligentes sean dispositivos de alto riesgo.

El Dr. Simon Clarke, Profesor Asociado de Microbiología Celular en la Universidad de Reading, advierte que el uso y limpieza de los teléfonos inteligentes debe ser una consideración clave a tener en cuenta por cada persona que vuelve al trabajo. Pide que se cambie la forma en que se utilizan los teléfonos móviles, en particular en el trabajo y en el transporte público, donde corren el riesgo de contaminarse con el virus que causa el Covid-19, o de propagarlo.

El Dr. Clarke está trabajando junto al Grupo Bullitt, el mayor fabricante de teléfonos inteligentes del Reino Unido y fabricante de los teléfonos Cat (teléfonos resistentes y lavables muy utilizados por los trabajadores de primera línea), para concienciar sobre la importancia de mejorar la higiene de los teléfonos inteligentes y así ayudar a reducir la propagación del Coronavirus.

Sus consejos clave sobre los nuevos hábitos a incorporar con los empleados son los siguientes:

  • Evitar el uso del teléfono mientras se viaja al trabajo en el transporte público. Es un hábito arraigado, pero también una posible fuente importante de contaminación y propagación.
  • Minimizar el uso del teléfono personal en el lugar de trabajo. 
  • Limpiar el teléfono y lavarse las manos antes de salir a trabajar y nada más llegar al lugar de trabajo.
  • Los teléfonos compartidos en el lugar de trabajo son particularmente arriesgados y necesitan un replanteamiento total- es preferible el uso de teléfonos más resistentes o ‘rugerizados’ que puedan ser lavados a fondo con agua y jabón e higienizados con una generosa cantidad de gel o toallitas de alcohol.

"Los teléfonos inteligentes son un depósito de gérmenes y tienen el potencial de propagar patógenos, como el virus que causa el Covid-19", explica el Dr. Clarke. "Los usamos constantemente, los tocamos con las manos y los ponemos cerca de la cara. Al toser o estornudar, las gotas se transfieren al teléfono directamente, o bien a través de las manos, si se han usado para taparse la boca. El mensaje de lavado de manos realmente ha calado en la población, pero en el momento en que sacas el teléfono del bolsillo o del bolso, las manos ya no están limpias. Mejorar e introducir nuevas normas de higiene para todos los empleados que están regresando al lugar de trabajo es clave", añade.

El Dr. Clarke considera que los teléfonos que se pueden limpiar más a fondo podrían tener un papel crucial en la reducción de la propagación del Covid-19. Los teléfonos Cat, a diferencia de otros teléfonos, pueden ser limpiados higiénicamente con agua caliente y jabón o con desinfectante.

Las recomendaciones de Dr. Clarke sobre la necesidad de mejorar la higiene de los teléfonos están respaldadas por una nueva revisión de la investigación académica sobre los virus y las bacterias que se encuentran en los teléfonos móviles, dirigida por investigadores de la Universidad de Bond en Australia.

La investigación destaca el posible papel de los teléfonos móviles como "caballos de Troya" en la contribución a la propagación de las infecciones, incluso durante epidemias y pandemias. Los investigadores creen que el Covid-19 está activo en los teléfonos móviles de las personas infectadas por el virus y que es muy probable que estos dispositivos contribuyan a la propagación en diferentes entornos profesionales, así como en la comunidad en general. Por tanto, piden a las autoridades de salud pública que recomienden a los gobiernos que fomenten activamente una mejor higiene de los teléfonos móviles mediante campañas de sensibilización, para complementar el mensaje sobre el lavado de manos. También citan investigaciones que afirman que hasta el 72% de las personas nunca limpian sus teléfonos móviles.