Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en la presentación del plan.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en la presentación del plan.

La salida de la crisis pactada en la UE va a tener mucha repercusión en el país y en su sector tecnológico. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó ayer la nueva Agenda Digital, que llevará el nombre de España Digital 2025. Incluye cerca de 50 medidas agrupadas en 10 ejes estratégicos con los que, durante los próximos cinco años, se pretende impulsar el proceso de transformación digital del país, de forma alineada con la estrategia digital de la Unión Europea, mediante la colaboración público-privada y con la participación de todos los agentes económicos y sociales.

España Digital 2025 movilizará hasta el año 2022 un importe de 70.000 millones de euros dirigidos a reformas estructurales y que provendrán tanto de inversores públicos como privados. Sin embargo, en los tres años siguientes, el importe total de la inversión seguirá subiendo, hasta situarse en 140.000 millones de euros para el próximo lustro.  

La inversión pública en el periodo 2020-2022 se situaría en torno a los 20.000 millones de euros, de los cuales 15.000 millones de euros, aproximadamente, corresponderían a los diferentes programas y nuevos instrumentos comunitarios de financiación del Plan de Recuperación Next Generation EU, que establece que la digitalización tiene que ser uno de los ejes principales para movilizar estos recursos.

España Digital 2025 centrará sus objetivos en el impulso a la transformación digital del país como una de las palancas fundamentales para relanzar el crecimiento económico, la reducción de la desigualdad, el aumento de la productividad y el aprovechamiento de todas las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías, con respeto a los valores constitucionales y europeos, y la protección de los derechos individuales y colectivos.

En palabras del presidente Sánchez, "este plan no es un plan más, es uno de los pilares estratégicos en los que debe asentarse la recuperación económica de España: la creación de empleo, el aumento de la productividad y la conquista de mercados exteriores".

"Este plan no es un plan más”, dice el presidente Sánchez ante los principales directivos del país

Por su parte, el comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, que intervino por videoconferencia, calificó la agenda de "ambiciosa e innovadora" y destacó que "anticipa las reformas estructurales necesarias y las inversiones de cara al futuro, y asegura la continuidad de las políticas tradicionales para desplegar infraestructura, aumentar la conectividad y hacer que nuestras empresas, especialmente las pymes, sean más digitales".

Ejes estratégicos

La agenda del plan para digitalizar el país y la economía consta de cerca de 50 medidas que se articulan en torno a diez ejes estratégicos. Por un lado está la conectividad digital. El objetivo es garantizar una conectividad digital adecuada para toda la población, promoviendo la desaparición de la brecha digital entre zonas rurales y urbanas, con el objetivo de que el 100% de la población tenga cobertura de 100 Mbps en 2025. España también quiere seguir liderando el despliegue de la tecnología 5G en Europa e incentivar su contribución al aumento de la productividad económica, al progreso social y a la vertebración territorial. El plan se fija como objetivo que en 2025 el 100% del espectro radioeléctrico esté preparado para el 5G.

El plan se fija como objetivo que en 2025 el 100% del espectro radioeléctrico esté preparado para el 5G

Asimismo, será una prioridad reforzar las competencias digitales de los trabajadores y del conjunto de la ciudadanía, uno de los puntos débiles de España en muchos estudios internacionales. Se pondrá especial énfasis en las necesidades del mercado laboral y en cerrar la brecha digital en la educación. El objetivo es que en 2025 el 80% de las personas tengan competencias digitales básicas y que la mitad de ellas sean mujeres.

Más especialistas en ciberseguridad y datos

También está en el horizonte de 2025 el reforzamiento de la capacidad española en ciberseguridad. Se busca disponer de 20.000 especialistas en ciberseguridad, inteligencia artificial y datos en 2025 gracias, entre otros aspectos, al polo de actividad empresarial que supone el entorno del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE).

En cinco años el 50% de los servicios públicos deberían estar disponibles a través del móvil

En el ámbito de la administración pública, los planes pasan por impulsar la digitalización de las de departamentos como Empleo, Justicia o Políticas Sociales mediante la actualización de las infraestructuras tecnológicas. En 2025, el 50% de los servicios públicos estarán disponibles a través de app móvil y se simplificará y personalizará la relación de la ciudadanía y las empresas con las administraciones. También está sobre la mesa la aceleración de la digitalización de las empresas, con especial atención a las micropymes y a las 'start-ups'. Se fija como meta que al menos el 25% del volumen de negocio de las pymes provenga en 2025 del comercio electrónico, otra de las asignaturas pendientes del tejido productivo de este país.

Tecnología contra el cambio climático

También los planes gubernamentales contemplan una reducción del 10% de las emisiones de CO2 por efecto de la digitalización de la economía. En este sentido, el objetivo es transformar sectores estratégicos como el agroalimentario, la movilidad, la salud, el turismo, el comercio o la energía, entre otros. También se han marcado las autoridades el objetivo de mejorar el atractivo de España como plataforma audiovisual europea para generar negocio y puestos de trabajo, con una meta de incremento del 30% de la producción audiovisual en nuestro país para el año 2025.

En la agenda está una reducción del 10% de las emisiones de CO2 por efecto de la digitalización de la economía

La transición a una economía del dato también está entre las metas de España Digital 25. Se trata de garantizar la seguridad y privacidad, y aprovechar las oportunidades que ofrece la inteligencia artificial con el objetivo de que, al menos, el 25% de empresas usen IA y big data dentro de cinco años. Además, España Digital 2025 quiere contribuir a cerrar las diferentes brechas digitales que se han ensanchado en los últimos años, ya sea por motivos socioeconómicos, de género, generacionales, territoriales, o medioambientales, y que se han puesto de manifiesto durante la pandemia. Una misión que se encuentra alineada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Consejo consultivo y seguimiento

El Gobierno creará el Consejo Consultivo para la Transformación Digital, que tendrá carácter público-privado y facilitará el diálogo y participación de los distintos agentes económicos y sociales para la transformación digital del país. El Observatorio Nacional de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (ONTSI) contribuirá proporcionando información pública en materia de transformación digital y apoyando la elaboración de informes para la evaluación y actualización de las actuaciones desarrolladas en el marco de esta agenda. Adicionalmente, se creará un sitio web dedicado a España Digital 2025, con información actualizada sobre medidas e indicadores, y se elaborará un Informe Anual de seguimiento, que será presentado al Consejo Consultivo para la Transformación Digital.