Mantener a los empleados motivados es esencial para que una empresa vaya consiguiendo todos los objetivos que se va marcando.

Esa es la razón por la que cada vez más empresas están implementando estrategias encaminadas a aumentar los niveles de satisfacción laboral de sus trabajadores.

Si tú también estás pensando en poner en marcha una serie de acciones para incrementar el compromiso de tu plantilla con el proyecto, mejorar su rendimiento y reducir la rotación y el absentismo, no pierdas de vista las últimas tendencias para motivar a los empleados:

Motivación laboral: 10 tendencias para atraer y retener talento

Estas son las últimas tendencias para captar y conservar talento que se están imponiendo en las organizaciones de referencia en todo el mundo:

Comunicación

Las empresas que realizan una apuesta clara y decidida por la mejora del flujo de comunicación interna y que ofrecen información clara y sincera a todos los niveles, consiguen una mayor implicación por parte de sus trabajadores.

Además, las compañías que favorecen y potencian la comunicación consiguen mejorar sus procesos de producción y mejorar su productividad.

Planes de retribución flexibles

Los planes de retribución flexibles permiten a los empleados recibir hasta un 30 % del salario en servicios de calidad exentos de IRPF. Al pagar menos impuestos, mejora el nivel adquisitivo de los empleados.

Un ejemplo de pago en especie es la , con la que un trabajador con un salario bruto anual de 30.000 euros anuales puede llegar a ahorrar 793 €.

Una solución que resulta beneficiosa para todas las partes ya que, por un lado, permite incrementar la retribución neta de los trabajadores, aumentando así sus niveles de motivación, y, por otro, atraer y conservar talento a las empresas sin necesidad de incrementar salarios.

Mantener a los empleados motivados es esencial para que una empresa funcione.
Mantener a los empleados motivados es esencial para que una empresa funcione.

Transparencia

Una de las estrategias empresariales más efectivas a la hora de construir una reputación de buen empleador es la transparencia.

Esta no consiste en informar a los trabajadores de todos y cada uno de los asuntos que atañe a la empresa, sino más bien en mostrar toda la información pertinente para que los empleados entiendan el porqué de cada una de las decisiones que les afectan y la importancia de su implicación en el proyecto.

Flexibilidad

Los empleados jóvenes, sobre todo aquellos con perfiles profesionales altamente demandados, priorizan la flexibilidad horaria y el trabajo remoto incluso por encima del salario.

Ese es el motivo por el que muchas compañías permiten que sus trabajadores lleven a cabo sus tareas en las horas en las que estos consideran que resultan más productivos y que parte de la jornada laboral la desarrollen fuera de las oficinas de la compañía.

Incentivos

Una de las técnicas de motivación de empleados que más gustan a los perfiles más cualificados es la obtención de incentivos que les permitan incrementar su salario base.

Estos pueden llegarles por la consecución de objetivos personales como la captación de clientes o la finalización de proyectos de éxito o como consecuencia de la buena marcha global de la empresa.

Establecer metas realistas

Una buena forma de motivar a los trabajadores es establecer objetivos realistas, concretos y medibles.

Para ello es esencial que todos los que forman parte de un proyecto empresarial conozcan a la perfección cuál es el objetivo de su trabajo, cómo llevar a cabo las distintas tareas que se les reclama y lo que la empresa espera de ellos.

Participación

Promover activamente la participación interna, implicando a los trabajadores en la toma de decisiones en todo aquello que afecta a su día a día en la empresa, repercute de forma directa en sus niveles de engagement. Aquellos proyectos que cuentan con canales que favorecen una comunicación horizontal y con medios que fomentan la creatividad de sus empleados, son los que están en una mejor posición para atraer y retener talento.

Planes de formación

Las empresas que ofrecen planes de formación de calidad para sus trabajadores son percibidas como organizaciones que se preocupan por el presente y el futuro de sus empleados.

La oferta de cursos que mejoran las habilidades y amplían las competencias de los trabajadores no solo se traduce en un incremento de sus tasas de productividad, sino también en un aumento en sus niveles de motivación y compromiso.

Entorno laboral

Cada vez son más las compañías que invierten tiempo y recursos en la creación de una cultura de empresa que promueva el sentimiento de pertenencia y el compromiso.

Para ello es indispensable fomentar las relaciones positivas con los empleados y entre los empleados y contar con instalaciones cómodas y adecuadas a las necesidades de los trabajadores.

En definitiva, se trata de convertir el espacio de trabajo en un lugar atractivo y diferencial que sea capaz tanto de retener como de atraer talento.

Jornadas de esparcimiento

El ambiente laboral depende, en gran parte, de las relaciones personales que se generan tanto dentro como fuera de las cuatro paredes de la oficina.

Es por eso que muchas empresas organizan jornadas de convivencias fuera del lugar de trabajo en busca de un clima que favorezca la unión entre empleados y la creación de vínculos que fomenten el esfuerzo y la cooperación entre equipos.