Desde el área de negocio de  han desarrollado una nueva solución, ABB Ability Mobile Connect para variadores de frecuencia, una plataforma en línea que permite al cliente ponerse en contacto con expertos y ayudar a solucionar problemas técnicos de los variadores de manera remota.

“La situación derivada de la Covid-19 nos ha enseñado que no se estaba utilizando todo el potencial que tiene la digitalización y los beneficios que ésta nos puede aportar en las diferentes industrias. Desde ABB estamos potenciando la tecnología digital aplicada a servicios lo que permite más agilidad, más disponibilidad de los activos industriales, y la reducción de desplazamientos innecesarios”, explica María José Moreno, Digital Lead de ABB Motion en España.

ABB Ability Mobile Connect para variadores de frecuencia.
ABB Ability Mobile Connect para variadores de frecuencia.

Esta propuesta supone una de las propuestas más rápidas y seguras para solventar incidencias de manera remota ahorrando tiempo y mejorando la disponibilidad de los equipos industriales. “Para reducir el consumo de energía, la aplicación de nuevas tecnologías digitales y la automatización industrial son esenciales”, remarca Moreno.

Gracias a la nueva tecnología desarrollada por ABB Motion, el usuario tendrá la capacidad de acceder al servicio de soporte técnico sin un hardware adicional, ni una compleja estructura de conectividad remota. Es decir, solo necesitará un smartphone y la aplicación gratuita Drivetune (disponible en Apple Store y Google Play), así como un panel de control de Bluetooth. Una vez el usuario cuente con estos tres elementos ABB podrá resolver cualquier tipo de problema en línea.

Con la aplicación de esta solución, los usuarios podrán compartir datos en tiempo real con los expertos en variadores de frecuencia del fabricante. Se podrán compartir fotografías, vídeos, mensajes de audio y de texto para resolver rápidamente cualquier incidencia y, así evitar que pequeños fallos se puedan convertir en grandes complicaciones. Además, el experto podrá monitorizar de manera remota los datos en tiempo real y proponer cambios de parámetros que tendrán que ser validados por el usuario antes de hacerse efectivos en los variadores, todo ello con los más altos estándares industriales de ciberseguridad.