Teléfonos reacondicionados vs. segunda mano, ¿cómo diferenciarlos?
Teléfonos reacondicionados vs. segunda mano, ¿cómo diferenciarlos?

Los usuarios dan cada día más importancia a hacer un consumo responsable. Una encuesta realizada por la empresa de venta de teléfonos reacondicionados CertiDeal demuestra que el 58% de los usuarios que compran un teléfono de estas características busca ahorrar dinero con una tecnología de calidad. Aunque muchas personas son conscientes del ahorro económico que supone la compra de un teléfono previamente utilizado por otra persona, aún existe un gran desconocimiento sobre las diferencias existentes entre un dispositivo reacondicionado y otro de segunda mano. A continuación, se muestran algunas de las claves que pueden ayudar a entender mejor este mercado para tomar la decisión más adecuada a la hora de comprar un smartphone de segundo uso.

Un teléfono reacondicionado es un dispositivo que ha sido devuelto a fábrica tras un uso leve. La devolución puede producirse por un defecto estético, por decidir comprar otro producto, o porque el propietario quiere cambiar de modelo. En todos los casos, una empresa especializada adquiere estos móviles y realiza una serie de test de funcionamiento profesionales para reparar las piezas dañadas, si fuera necesario. En el caso de CertiDeal, “los dispositivos se consiguen de compañías telefónicas que garantizan que los productos han sido utilizados previamente solamente por un usuario”, comenta Salvatore Macri, country manager de la empresa.

Un teléfono reacondicionado es un dispositivo que ha sido devuelto a fábrica tras un uso leve

Por último, se comprueba el correcto funcionamiento del teléfono antes de sacar el smartphone a la venta. De esta forma, según los daños estéticos que presente el producto, su precio puede tener un descuento desde el 15% al 80%. Se trata de productos certificados que permiten el ahorro y ayudan a conservar el medio ambiente porque fomentan la reutilización de los materiales tecnológicos.

La diferencia más significativa que existe entre un teléfono reacondicionado y otro de segunda mano, por lo tanto, es que el primero es reparado, testado y verificado por profesionales, mientras el segundo no cuenta con ningún tipo de control previo a su venta. Además, a la hora de adquirir un teléfono reacondicionado se sabe con seguridad que los datos del usuario anterior han sido borrados completamente, lo que aporta una garantía de seguridad y privacidad.

Los smartphones reacondicionados deben venderse con una garantía de un mínimo de doce meses

Por otro lado, los smartphones reacondicionados deben venderse con una garantía de un mínimo de doce meses, al contrario que los teléfonos de segunda mano, en los que no se asegura ninguna garantía. En el caso de la compañía de teléfonos reacondicionados CertiDeal, pueden devolverse en un máximo de 24 meses. Además, las empresas que reacondicionan y venden estos productos cuentan con un servicio de posventa para resolver dudas o solucionar los problemas que puedan surgir.

Testado de calidad y estética

El precio es uno de los principales motivos por los que suele comprarse un dispositivo de segundo uso. El precio de los teléfonos reacondicionados viene definido según la marca, el modelo, la antigüedad del producto, el testado estético… sin embargo, el precio de un smartphone de segunda mano se establece según motivos completamente arbitrarios.

Antes de vender un teléfono reacondicionado se realizan diversos test de calidad para valorar la idoneidad estética y funcional del producto. Si alguna de las piezas del smartphone no funciona como debería antes de su venta o, si no es posible realizar la reparación, se sustituye por otra pieza que en la mayoría de los casos es original. En algunos casos es imposible conseguir las piezas originales, por lo que se utilizan piezas sustitutivas.

La idoneidad de la batería es uno de los motivos por los que muchas personas son reticentes a comprar un teléfono de segundo uso. En CertiDeal, se garantiza que los smartphones reacondicionados tienen por lo menos un 85% de capacidad de residuo. Sin embargo, “la duración de la batería depende mucho del uso de los clientes. Si ésta se descarga totalmente antes de realizar la recarga, si se carga siempre hasta el 100%, o si se mantiene siempre el móvil enganchado al cargador, la capacidad se degrada más rápidamente que teniendo un buen uso de la batería”. Del mismo modo, si se sustituye la batería de un teléfono por una pieza nueva, en algunas ocasiones es necesario que ésta tenga varias recargas antes de que llegue al 100% de su capacidad.

Consciencia con el medio ambiente

Según una encuesta realizada por CertiDeal, el 81% de los usuarios que compran un teléfono reacondicionado lo hacen por su precio reducido, mientras solamente el 11% lo adquieren por ecologismo. Es importante que los consumidores sepan que estos teléfonos son una alternativa renovable a la compra de dispositivos tecnológicos nuevos. “La fabricación de un smartphone, desde la extracción de la materia prima hasta el montaje representa el 80% de su huella medioambiental”, asegura Salvatore Macri. Por lo tanto, elegir un reacondicionado que ha pasado por las manos expertas de una empresa especializada “garantiza una compra fiable de un producto que no tiene casi ninguna diferencia con uno nuevo, además de ser más sostenible para el medioambiente”, asegura Macri.

La compañía de teléfonos reacondicionados CertiDeal es la única empresa del sector de la electrónica reacondicionada que cuenta con la certificación R2: 2013, la norma líder en el sector de reciclaje de productos electrónicos. Esta normativa asegura que el equipo electrónico usado se gestionará de una manera ecológicamente responsable y que todos los datos contenidos en el dispositivo estarán protegidos hasta que sean destruidos. Además, ha obtenido con éxito la certificación ISO 14001, que asegura que la compañía desarrolla una estrategia de gestión ambiental viable y eficaz.

La venta de móviles usados o reacondicionados crecerá más del 13% en los próximos años, hasta alcanzar los 332 millones de unidades vendidas en 2023 en todo el mundo, según datos de la consultora IDC. Por este motivo, supone un reto y una necesidad para los consumidores recopilar toda la información posible para poder comprar estos productos con conocimiento, concluyen desde la compañía.