Adolfo Calviño Asensio, Country Head for Spain and Portugal at HCL Technologies..
Adolfo Calviño Asensio, Country Head for Spain and Portugal at HCL Technologies..

Entre 2017 y 2020, España y Portugal experimentaron una importante mejora macroeconómica, convirtiéndose en países clave para contribuir a la expansión del PIB en la eurozona. Tanto en la industria de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), como en el sector servicios o en segmentos verticales, ambos mantuvieron la curva de crecimiento al alza.

En España, los ingresos del mercado TIC han ido en constante aumento. Clasificado como el cuarto mayor mercado de las TIC en Europa, España ocupaba la undécima posición en el Índice de Economía y Sociedad Digital de la UE antes de la pandemia, mientras que Portugal se situaba en el puesto 19.

De hecho, las últimas cifras del muestran que la industria TIC en España creció un 3,9% en 2019 hasta alcanzar los 95.000 millones de euros. En Portugal, los datos de revelan que el sector TIC se incrementó un 2,2% en 2019, alcanzando un total de 8.240 millones de euros y con la expectativa de superar los 8.500 millones en 2022.

Este buen comportamiento fue interrumpido a principios de 2020 por la pandemia global. La caída de los índices PMI se convirtió en la peor de la historia. Y, aunque ha mejorado ligeramente en 2021, según las actuales estimaciones una total recuperación sólo puede esperarse para 2023.

Impulsando el crecimiento

Aunque el impacto y el ritmo de crecimiento siguen siendo ambiguos, se espera que el tercer y cuarto trimestre de 2021 aporten un impulso vital a la economía de la Península. Factores como la notable mejora de los indicadores de salud, el alto nivel de ahorro acumulado, el uso extendido de medios digitales, la relajación de las normas fiscales en Europa, la reanudación de las exportaciones y el turismo serán decisivos para catalizar el crecimiento.

El Gobierno español ha mostrado su compromiso continuado con la aplicación de la agenda digital 

El Gobierno español ha mostrado su compromiso continuado con la aplicación de la agenda digital. El recientemente aprobado Plan de Recuperación de 70.000 millones de euros -que aprovecha los fondos Next-Generation de la UE para cambiar la excesiva dependencia del país de los servicios por la digitalización- es uno de los más ambiciosos, allanando el camino para promover una transición económica y ecológica que beneficiará al país en más de un sentido.

Portugal también sigue esta estrategia. La digitalización, que se encuentra entre las áreas clave a impulsar, se ha convertido en un mecanismo fundamental para los negocios. Ha mantenido a muchas empresas a flote, sembrando las semillas para que las organizaciones se sitúen a la vanguardia digital y puedan fortalecerse en el inestable mercado actual, en constante evolución.

Tecnologías habilitadoras

El valor de la digitalización se extiende a escala global, y su predominancia en múltiples áreas no hará más que aumentar. El amplio alcance de la Inteligencia Artificial, el Aprendizaje Automático, el Internet de las cosas, la Nube Híbrida, la Robótica y la Automatización se ha hecho realidad en los últimos años, y de momento es sólo la punta del iceberg.

En este sentido, se espera que el mercado de la nube híbrida en la Península Ibérica supere los 82.000 millones de euros en 2023. Debido a numerosos factores como la eficiencia de costes, la escalabilidad, la agilidad y la seguridad, el cloud híbrido alinea perfectamente las TI con los objetivos de negocio al mejorar la eficiencia y ofrecer recursos a un coste razonable.

En HCL hemos renovado nuestra estrategia para construir los cimientos digitales que respondan a las necesidades de las grandes empresas. Agrupadas en tres bloques esenciales para las organizaciones -fundamentos digitales, negocio digital y operaciones digitales- estas capacidades pueden implementarse coordinada y paulatinamente.

Como ejemplo, una de las principales multinacionales de fabricación de acero con sede en Europa es una de estas empresas en transformación con la que hemos trabajado para  obtener valor de la nube, los chatbots, la robótica y todo lo que pueda mejorar la experiencia del usuario final.

 Aprovechar las oportunidades será la clave para repuntar en el futuro digital inclusivo del siglo XXI

El alcance de la digitalización crece por momentos, y las posibilidades futuras parecen más prometedoras que nunca. Aprovechar las oportunidades será la clave para repuntar en el futuro digital inclusivo del siglo XXI. Como dijo Alvin Toffler, “los analfabetos del siglo XXI no serán los que no sepan leer y escribir, sino los que no puedan aprender, desaprender y reaprender”.