Según un estudio realizado por Deloitte en enero de 2016, el 70% de las empresas consideran el big data como un tema prioritario y complejo caracterizado por:

  • El crecimiento del número de datos y de señales disponibles en las redes externas (web) e internas. 
  • El desarrollo de herramientas en el mercado que permiten la recogida, la clasificación y la explotación de esos datos.

En el ámbito comercial en particular, la adquisición de datos externos y el cruce de estos datos con las bases de datos de clientes y de clientes potenciales están considerados como un factor clave de desarrollo. En este contexto se desarrollan las nuevas herramientas de Inteligencia Comercial (Sales Intelligence) ¿Pero para qué sirven?