REDES & TELECOM ha organizado una mesa redonda con la intención de valorar cómo está incidiendo el Bring Your Own Devices (BYOD) enlas comunicaciones empresariales y su especial incidencia en las redes corporativas y en el uso de dispositivos móviles por parte de los empleados.

Al encuentro han asistido representantes de Alcatel-Lucent Enterprise, HP Networking, Intel y Selta España que han coincidido en afirmar que el BYOD ya no es un paradigma novedoso, sino algo asentado en las empresas de nuestro país.

“Es un fenómeno imparable, fruto de la confluencia de dos tecnologías disruptivas y dos cambios sociales: movilidad y virtualización. Y es que la gente quiere tener en el trabajo, los dispositivos a los que está acostumbrado en su casa y esto supone muchos retos no sólo desde el punto de vista financiero, sino también del CIO”, expone Luis Aragoneses, director de marketing de Selta España. “Será clave ver cómo va a evolucionar el puesto de trabajo y el impacto que esto genera para las redes corporativas de las empresas y hacia dónde puede evolucionar”, añade.

Las empresas tienen que preparar las redes y las comunicaciones para el BYOD
Las empresas tienen que preparar las redes y las comunicaciones para el BYOD

Y también la seguridad, como apunta Pedro Martínez, jefe de producto de HP Networking. Según este directivo, llevamos unos cuantos años hablando de él pero “cada vez hablaremos menos porque es al algo normalizado en el área de las empresas que lo han asumido como un fenómeno natural que tienen que gestionar”. Esa gestión, precisamente, implica tener en cuenta “la seguridad (tanto de la red como del propio dispositivo) y el impacto que tienen en la capacidad de las redes los requerimientos de conectividad de los usuarios”.

Coincide en esta percepción Jorge Arasanz, director técnico de Alcatel-Lucent Enterprise, para el que el BYOD ya no es noticia porque forma parte de la mayoría de las organizaciones, está interiorizado. “Los gestores de TI de grandes y medianas compañías tienen que empezar a plantarse el uso que damos a ese dispositivo personal al convertirlo en una herramienta de trabajo”. De ahí la importancia de la seguridad, una materia que su empresa aborda con una filosofía de acceso unificado: identificación de dispositivo, usuario y aplicación para definir un perfil de acceso determinado.

¿Pero qué ocurre con el PC? Para Juan Polo, responsable de producto de PC Profesional para la región EMEA de Intel, “el BYOD está asociado al fenómeno de la consumerización y circunscrito a un segundo dispositivo, a smartphones y tabletas. Pero no ha ocurrido en el mundo del PC”. De hecho, alude a un estudio que dice que el 60% de las tabletas se usan ya en empresa.

Puedes leer el artículo completo en el número de julio de Redes & Telecom.