Navegar por Internet cuando se viaja en tren suele requerir buenas dosis de paciencia. Incluso en trenes de alta velocidad, la tasa de éxito al mostrar páginas de Internet oscila entre el 41 y el 65%, en función del proveedor de red. Los cristales de las ventanas de los trenes son un obstáculo para la recepción de señales de los móviles. Su recubrimiento protege a los pasajeros del calor y la luz solar, pero con la contrapartida de reflejar no solo la radiación térmica o solar, sino también cualquier otra onda electromagnética, lo que convierte al vagón, de hecho, en una jaula de Faraday, siendo la protección en trenes de alta velocidad de un 99,9%. Los investigadores de Siemens han dado con un recubrimiento discriminador de frecuencias para las ventanas que resuelve este problema.

Señales de radio sin obstrucción
"Se aplica una capa transparente conductora de electricidad hecha de metales y óxidos metálicos a los cristales de las ventanas. Siguiendo unas líneas que forman una estructura especial, se emplean láseres para vaporizar el recubrimiento metálico de los cristales. Esto permite que las señales de radio en ciertos intervalos de frecuencias pasen a través de ellos sin obstrucción, mientras que las señales de radio con otras frecuencias se ven atenuadas. Este método proporciona enormes mejoras en los niveles de recepción de los dispositivos móviles en los trenes", explica Lukas W. Mayer, director de proyecto en Siemens.

Otras soluciones anteriores tenían el problema de ser efectivas únicamente en un intervalo de frecuencias ciertamente estrecho, mientras que para otros intervalos, las pérdidas de transmisión a través de las ventanas eran todavía más acusadas. Con nuestra solución, equipar un tren de alta velocidad con estos cristales de alta frecuencia reduce el apantallamiento de tal manera que la señal en las bandas de radio móvil es 50 veces más potente. Las mediciones realizadas con un ÖBB Railjet modificado han mostrado que la ventana de tiempo en que se dispone de una buena recepción de 4G ha aumentado un 33%", dice Mayer.

Siemens investiga cómo reducir el freno en la transmisión de frecuencia de radio que provocan las ventanas de los trenes.
Siemens investiga cómo reducir el freno en la transmisión de frecuencia de radio que provocan las ventanas de los trenes. Internet

Sustituir a los repetidores de tren

"Deseábamos una solución rentable para nuestros clientes", enfatiza Mehrdad Madjdi, de la división Mobility de Siemens, antes de seguir detallando las ventajas: "Estos cristales se pueden utilizar durante décadas sin necesidad de mantenimiento. Pueden ser más caros de adquirir, pero generan ahorros significativos a largo plazo en comparación con los repetidores para trenes". Esto se debe a las escasas pérdidas de transmisión a través de las ventanas en un amplio intervalo de frecuencias, desde 700 megahercios a 3,5 gigahercios. La ventaja recae en el hecho de que los cristales son adecuados no sólo para las bandas de frecuencia actuales, sino también para los estándares móviles del futuro. Esto significa que los servicios móviles más actuales estarán disponibles para los pasajeros inmediatamente, sin necesidad de realizar inversiones adicionales. La instalación también es muy rentable, ya que no hacen falta componentes técnicos adicionales para montar los cristales en el tren, y los técnicos no necesitan cualificaciones especiales. Y, por supuesto, los vagones existentes pueden modernizarse en cualquier momento con estos cristales.

Las pruebas iniciales con pasajeros han mostrado que la estructura es prácticamente invisible a simple vista. Los que han participado en las pruebas no detectaron ninguna reducción de visibilidad, ni de día ni de noche. En algunos casos el recubrimiento puede incluso resultar en una mayor eficiencia energética, lo que a su vez mejora el confort de los pasajeros. El veredicto: gran comodidad, para viajes de mayor calidad. Estos innovadores cristales para ventanas se usarán por primera vez en operaciones normales con pasajeros a partir de finales del año 2018, en los trenes del Rhein-Ruhr-Express (RRX) en Alemania.