Atos ha anunciado el lanzamiento oficial de su proyecto Fábrica del Futuro en Angers. Con esta nueva fábrica de última generación, la multinacional “se compromete tanto a mejorar la calidad de vida en el trabajo de sus empleados, como a cumplir con los más altos requisitos tecnológicos exigidos por sus clientes en todo el mundo, a través de la mejora de la productividad, la optimización del espacio y la reducción de la huella de carbono”, indican.

La compañía tiene su sede en Angers desde hace 60 años, gracias a la adquisición de Bull en 2014, y produce y prueba allí sus superordenadores, su simulador cuántico, sus servidores de alta gama y sus productos y tecnologías de criptología y ciberseguridad.

El proyecto acabará creando un centenar de puestos de trabajo cualificados y convertirá la planta en un auténtico centro de innovación europeo, buque insignia del Grupo a escala internacional. De este modo, apoyará el desarrollo de un sector prometedor para la excelencia industrial francesa y contribuirá al desarrollo de la zona de Anjou y de la región de Pays de la Loire. Con una duración de 5 años a partir de la obtención de la licencia de obras, el proyecto costará 60 millones y representará la mayor inversión industrial en la región desde, al menos, principios de los años 90.

Presentación de la “Fábrica del Futuro” de Atos en Angers.
Presentación de la “Fábrica del Futuro” de Atos en Angers.

Una fábrica del futuro

Las tecnologías desarrolladas en esta planta son utilizadas por clientes de todo el mundo -la Comisión Francesa de Energía Atómica (CEA), Météo France, la agencia nacional francesa de supercomputación GENCI y las universidades europeas de investigación- para realizar previsiones meteorológicas, modelizar pruebas de choque de automóviles e incluso explotar la genómica para la medicina personalizada.

Para satisfacer mejor la demanda regional, nacional e internacional, la nueva planta se basará en los principios de la Industria 4.0 para mejorar la calidad y el rendimiento del centro, cumpliendo al mismo tiempo las normas medioambientales más exigentes. La iniciativa de construcción de una planta de Industria 4.0 se basa en las siguientes palancas: digitalización, ciberseguridad y seguridad, conectividad (IoT), robótica, cobótica (colaboración entre humanos y robots) e ingeniería colaborativa. Duplicará la capacidad de producción actual al tiempo que mejorará la productividad en un 30%. Con unos niveles de seguridad y calidad de última generación y unos costes operativos reducidos en un 30%, se optimizará el impacto del carbono para cumplir con los estándares más altos del sector.

Distribuida en 8 hectáreas, la nueva planta mejorará la experiencia de trabajo y el entorno vital de los empleados con espacios de trabajo nuevos, funcionales y modernos, accesibles para todos y que fomentan la colaboración y la creatividad.

Además, se garantizarán las oportunidades de expansión para anticiparse a las necesidades de crecimiento.

Innovación sostenible y responsable

Atos reducirá la huella de carbono del emplazamiento desde la fase de diseño. Al reconstruir en su propio emplazamiento industrial, el proyecto se inscribe en el proceso de artificialización neta cero. Además de multiplicar por ocho los espacios verdes y el techo de paneles solares, la planta se abastecerá de electricidad procedente de fuentes de energía renovables. El diseño del emplazamiento también permitirá reinyectar el llamado calor residual de la construcción de sus servidores y superordenadores en la red de calefacción urbana. Esta producción de calor también ahorrará a la ciudad el gasto de construir una nueva planta de calefacción de biomasa. El proyecto contará con la certificación BREEAM (Building Research Establishment Environmental Assessment Method), la norma de certificación más utilizada en el mundo para la construcción, que garantiza el máximo respeto al medio ambiente desde la fase de diseño hasta el final de la vida útil del edificio.

"Al invertir importantes recursos humanos y financieros, Atos construirá una instalación moderna e innovadora que responderá a los retos del desarrollo digital a escala regional, nacional e internacional. Este proyecto de gran envergadura nos permitirá responder a las crecientes necesidades de nuestros clientes en ámbitos de alta tecnología como los superordenadores, los servidores y los productos de ciberseguridad, y mañana la informática cuántica. De este modo, el Grupo Atos reafirma su contribución a la reindustrialización de la región y su compromiso con la creación de puestos de trabajo cualificados, en línea con su presencia de 60 años en el centro de Angers", ha declarado Vincent Sarracanie, SVP Supply Chain & Manufacturing de Atos.

En la actualidad, la aglomeración de Angevine garantiza, a través de su satélite ALTER CITÉ, la reestructuración global del emplazamiento para acoger la nueva planta de Atos 4.0. Esta iniciativa será financiada por la Región de Pays de la Loire (1,5 millones de euros) para acelerar los proyectos industriales.