Las operadoras deben actuar ya si quieren ganar en el negocio de Network as a service.
Las operadoras deben actuar ya si quieren ganar en el negocio de Network as a service.

Las redes se han mercantilizado en los últimos años y el coste de la conectividad se ha reducido. El valor ha pasado de la infraestructura de red a los servicios construidos sobre ella. Las empresas necesitan soluciones escalables que ofrezcan agilidad nativa de la nube, accesibilidad a múltiples nubes y servicios que puedan fluctuar dinámicamente para respaldar la transformación digital. Esto ha generado un interés significativo en el mercado de la red como servicio (NaaS). espera que este mercado se expanda significativamente alcanzando más de 150.000 millones de dólares para 2030.

El mercado de Network as a Service alcanzará los 150.000 millones de dólares para 2030

“Las empresas de telecomunicaciones deben aprovechar la oportunidad de dominar el mercado de NaaS, ya que los ingresos generados por la provisión de conectividad seguirán disminuyendo. Sin embargo, sus modelos de estrategia de inversión, comercial, operativo y de comercialización no están listos para ofrecer una solución NaaS competitiva, explica Reece Hayden, analista de computación distribuida y perimetral de ABI Research. “El mercado es inmaduro y está muy fragmentado, pero los ingresos del mercado de telecomunicaciones superarán los 75.000 millones de dólares para 2030 si actúan ahora y transforman la tecnología, la cultura y la estructura para alinearse mejor con los requisitos del mercado NaaS”.

Actualmente, las empresas de telecomunicaciones se enfrentan a la competencia de dos jugadores clave. Los proveedores de interconexión (por ejemplo, Megaport y Packet Fabric) han creado sus soluciones ágiles desde cero, enfocando su energía en la virtualización y la especialización de software. Al mismo tiempo, los proveedores de infraestructura (por ejemplo, AWS, GCP y Azure) continúan ofreciendo soluciones NaaS específicas para la nube. Pero, según Hayden, "los operadores de telecomunicaciones siguen estando en la mejor posición para liderar el mercado siempre que reconozcan sus limitaciones de servicio/innovación, inviertan/reestructuren con éxito y enfoquen sus mensajes de manera adecuada".

Las telco se enfrentan a la competencia de dos jugadores clave: proveedores de interconexión y proveedores de infraestructura

Las operadoras deben buscar transformar tres áreas:

  1. Han de virtualizar la infraestructura de red para brindar servicios nativos en la nube y continuar invirtiendo fuertemente para integrar la automatización (AIOps) en todos los servicios de red, lo que incluye prestar atención a 5G slice-as-a-service y otros 'servicios de valor agregado' que son fundamental para la monetización.
  2. Deben reestructurar los modelos comerciales y operativos con miras a la apertura y las asociaciones en toda la industria y reducir la fragmentación interna para impulsar la continuidad del servicio entre negocios.
  3. Tendrán que buscar desarrollar una cultura de resolución de problemas y realinear su estrategia de 'salir al mercado' para posicionarse mejor dentro del mercado NaaS. Esto implica configurar estrategias de ventas verticales y específicas para el tamaño de la empresa y establecer procesos consultivos que eduquen a las organizaciones para cerrar la brecha siempre presente entre la conciencia y la comprensión. Los ejecutivos de telecomunicaciones deberían centrarse más en la prestación de servicios y en mejorar/recapacitar a su fuerza laboral.

La adopción de NaaS crecerá rápidamente durante los próximos ocho años. ABI Research espera que para 2030, poco menos del 90% de las empresas habrán migrado al menos el 25 % de su infraestructura de red global para ser consumida dentro de un modelo NaaS. Sin embargo, este proceso no será orgánico, los proveedores tendrán que impulsar la educación y las prácticas consultivas, ya que el escepticismo significativo dentro de las pyme y las multinacionales impregna el mercado. “Para impulsar las ventas a corto plazo, los proveedores deben educar y adaptar su estrategia de ventas para centrarse en los primeros usuarios (nuevas empresas y pymes) y verticales específicos”, recomienda Hayden.

Para 2030, el 90% de las empresas habrán migrado al menos el 25% de su infraestructura de red global para consumirla bajo un modelo NaaS

Las perspectivas en el mercado de NaaS son muy positivas para las operadoras, especialmente dada la creciente demanda de las startups y las pymes. “Pero aún queda mucho por hacer para cerrar las brechas tecnológicas, culturales y estructurales”, concluye Hayden. “Aunque parece una batalla cuesta arriba costosa y arriesgada, el desarrollo de NaaS será crucial para el crecimiento a largo plazo. Pero, si las empresas de telecomunicaciones pierden esta oportunidad, los proveedores de interconexión y los hiperescalares estarán esperando y dispuestos a aprovecharla”.