BT ha anunciado sus planes para lograr reducir sus emisiones de carbono antes de lo previsto. La compañía ha adelantado al año 2030 su objetivo de alcanzar las cero emisiones netas para sus propias emisiones operativas, y al 2040 en el caso de las emisiones de su cadena de suministro y sus clientes (ambos objetivos estaban anteriormente previstos para 2045).

Este nuevo compromiso está alineado con un sobre el clima en el que se informa que el calentamiento global es irreversible, advirtiendo con más firmeza que nunca de que es necesario tomar medidas urgentes para reducir las emisiones.

En este sentido, la empresa sostiene que lleva 30 años liderando la lucha contra el cambio climático y ahora se ha comprometido a reducir la intensidad de las emisiones de su negocio en un 87% para finales de marzo de 2031 y ha vinculado sus objetivos para ayudar a lograr el reto más ambicioso del Acuerdo de París (COP21): limitar el calentamiento global a 1,5 °C.

Desde 2016, BT ha reducido la intensidad de las emisiones de carbono de sus operaciones en un 57% y ha reducido las emisiones de la cadena de suministro en un 19% en el mismo periodo de tiempo.

En 2020, la empresa anunció que había completado su transformación hacia la en todo el mundo y se comprometió a cambiar la mayoría de su flota comercial –de 33.000 vehículos – a vehículos eléctricos o con cero emisiones de carbono para 2030.

Para cumplir estos nuevos y ambiciosos objetivos, colaborará estrechamente con sus clientes y proveedores, y continuará con sus planes de retirar las redes heredadas, como la red móvil 3G, para el año 2023, y la red telefónica pública conmutada (RTPC) para finales de 2025. Cualquier emisión residual se cubrirá con compensaciones de carbono de alta calidad, en las que BT invertirá.

La operadora cree que la continua innovación en productos y servicios, junto con el despliegue de la banda ancha de fibra completa a 25 millones de hogares y empresas para diciembre de 2026 y la oferta de soluciones 5G de alto rendimiento en todo el Reino Unido para 2028, ayudarán a impulsar muchas de las soluciones innovadoras necesarias para lograr una economía de cero emisiones netas de carbono.

BT alcanzará las cero emisiones netas en 2030.
BT alcanzará las cero emisiones netas en 2030.

Concienciación

Con una base de clientes de 30 millones de hogares y un millón de pymes, BT cree que tiene la capacidad para ayudar a sus clientes y al público en general a reducir las emisiones.

Un reciente llevado a cabo por la empresa reveló que, a pesar de que el cambio climático es el tercer problema más importante para la población, por detrás de la salud mental y física, casi la mitad de la ciudadanía se cree incapaz de hacer frente al cambio climático.

Sin embargo, el proyecto de BT mostró que se puede conseguir marcar la diferencia cuando los hogares reciben las herramientas y las técnicas necesarias para hacer frente a sus propias emisiones. En este proyecto se constató cuánto pueden ahorrar los hogares y reducir sus emisiones de CO2e cuando se adoptan pequeñas iniciativas para minimizar el impacto medioambiental. En algunos casos, se ahorraban hasta 938 libras esterlinas y hasta 1,7 toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2e) si las prácticas se mantenían durante un año.

Andy Wales, director de Impacto Digital y Sostenibilidad de BT, señala: "Mientras el mundo busca recuperarse de la pandemia de la Covid-19, debemos recordar que la emergencia climática global no ha desaparecido. BT está comprometida con la lucha contra el cambio climático y con el anuncio de hoy no solo cumpliremos nuestros compromisos públicos hasta la fecha, sino que los superaremos".

BT también ha anunciado que se ha unido a , un compromiso cofundado por Amazon y Global Optimism en 2019, creado con la convicción de que las empresas globales tienen que ser responsables, rendir cuentas de sus actos y ser capaces de actuar frente a la crisis climática. Las empresas que firman The Climate Pledge se comprometen a actuar en tres áreas principales, que incluyen la presentación de informes periódicos, la reducción de las emisiones de carbono y la neutralización de las emisiones restantes con compensaciones reales, permanentes y socialmente positivas, para conseguir que las emisiones sean cero en 2040.

Asimismo, la telco también ha pedido a las compañías que tomen medidas similares, estableciendo sus propios objetivos ambiciosos pero realistas de cero emisiones netas para 2050 como muy tarde y comprometiéndose con sus clientes, socios y cadenas de suministro respecto al cambio climático, lo que significa para ellos y lo que pueden hacer para marcar la diferencia.