La industria europea de las telecomunicaciones aplaude a los legisladores de la UE por avanzar en dos iniciativas reguladoras clave que tienen el potencial de remodelar la dinámica socioeconómica de los ecosistemas de plataformas digitales.

La reciente votación del Parlamento Europeo sobre la (DMA) y el Enfoque General del Consejo, allanan el camino para los debates interinstitucionales y la aprobación final de este importante acto legislativo durante el próximo año.

ETNO y GSMA dan la bienvenida a ambas posiciones de los colegisladores, que ofrecen bases sólidas hacia una regulación final que abordará de manera efectiva los comportamientos anticompetitivos de los grandes gatekeepers online y pondrá remedio los desequilibrios en la economía de las plataformas digitales, señalan ambas asociaciones.

“Ahora es crucial que el Parlamento, los Estados miembros y la Comisión Europea aprovechen este impulso para acordar rápidamente una regulación de DMA que combine obligaciones sólidas para los actores digitales, con un sistema de gobernanza que permita la implementación efectiva de las nuevas reglas”, añaden.

En una época en la que los ecosistemas digitales esenciales dependen en gran medida de unos pocos gigantes tecnológicos mundiales, la DMA debe garantizar que los usuarios europeos, tanto ciudadanos como empresas, sean tratados de forma justa. Asimismo, la DMA debería impulsar la competitividad de los mercados digitales creando nuevas oportunidades para que los participantes en el mercado compitan en igualdad con beneficios para la innovación y la elección del consumidor.

Además, el nuevo marco apoyará las ambiciones de liderazgo digital de la UE en áreas estratégicas como la computación en nube en los próximos años.

El sector telco europeo aplaude las nuevas leyes en servicios digitales.
El sector telco europeo aplaude las nuevas leyes en servicios digitales.

ETNO y GSMA elogian a los Estados miembros por lograr un Enfoque general sobre la Ley de Servicios Digitales (DSA) en el Consejo de Competitividad. Las plataformas en línea, incluidos los servicios para compartir contenido y las redes sociales, han impulsado el comercio electrónico en todo el mundo y han impulsado el intercambio sin fronteras de contenido, comunicaciones, cultura e ideas. Pero a un coste: han amplificado y permitido la difusión de material ilegal, la desinformación y la erosión de la confianza en las instituciones.

Por eso es una prioridad ofrecer un nuevo marco regulatorio que responda a los desafíos de los servicios digitales actuales, con controles y equilibrios razonables sobre la forma en que los productos y el contenido se comercializan en línea.

“Acogemos con satisfacción el enfoque adoptado por la Comisión y respaldado por el Consejo, que reconoce los principales cambios en el ecosistema digital desde que se adoptó la Directiva sobre comercio electrónico en 2000; Los nuevos modelos de negocio y tecnología requieren un enfoque actualizado, basado en los principios establecidos”, sostienen en el comunicado remitido.

Al mismo tiempo, con las discusiones que tienen por delante el Parlamento antes de su votación en las próximas semanas, “pedimos un mayor grado de proporcionalidad en la regulación de los intermediarios más bajos en el ecosistema de Internet, especialmente aquellos proveedores de servicios que actúan como meros conductos como los proveedores de acceso a Internet. Una asignación justa de responsabilidad a los diferentes intermediarios, de acuerdo con su papel a lo largo de la cadena de valor digital y sus capacidades técnicas para actuar contra el material ilegal de manera selectiva, es fundamental para garantizar que la lucha por mantener la seguridad de Internet no vulnere los derechos fundamentales”.

Y concluye el texto: “ETNO y GSMA siguen dispuestos a apoyar a las instituciones de la UE a medida que se acercan a la adopción de las regulaciones DMA y DSA. Al igual que con el Reglamento general de protección de datos (GDPR), la medida fortalecerá el liderazgo de Europa como el creador de estándares globales de principios y valores en la economía digital”.