El Centro de Excelencia de Red del Grupo Vodafone ubicado en España, en colaboración con CATEC (Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales), con la empresa sevillana Skylife Engineering, han realizado el primer vuelo del mundo de un dron identificado, geolocalizado y controlado a través de la red 4G más allá de la línea de vista, entre el club de aeromodelismo de Isla Mayor y la Hacienda de Orán, ubicada en Utrera (Sevilla). En el acto de presentación del vuelo han participado Francisco Román, presidente de Vodafone España, y Susana Díaz,pPresidenta de la Junta de Andalucía, quien  ha clausurado el acto.

El dron, equipado con una SIM de datos, ha recorrido 32 km a baja altura en 25 minutos, controlado en todo momento y monitorizado a distancia con la red 4G de Vodafoneque además actuaba a modo de radar. El dispositivo incorpora un software basado en el protocolo para la gestión de tráfico aéreo no tripulado.

Este hito ha sido posible gracias a la apuesta por la colaboración público-privada entre la operadora, Junta de Andalucía y empresas andaluzas. Así, las pruebas previas de vuelo se han realizado en el Centro de Vuelos Experimentales ATLAS, ubicado en Villacarrillo (Jaén), en colaboración con la Diputación de Jaén.

Del mismo modo, CATEC ha sido responsable de adaptar los equipos que forman parte del dron, así como el software que permite integrar el sistema aéreo con la red de Vodafone; y la empresa andaluza Skylife Engineering fue la encargada de la infraestructura y del software de recepción de datos de telemetría, niveles de señal y posición.

De esta forma, Vodafone se convierte en la primera operadora que consigue controlar y posicionar un dron utilizando la red de telefonía móvil. Este avance es posible gracias a la tecnología RPS (Radio Positioning System), en la que Vodafone lleva trabajando desde 2014 en su Centro de Excelencia de Red y que ha implementado ahora junto con Huawei. La tecnología RPS permite una estimación muy precisa de la posición de la SIM sin colaboración del dron, proporcionando una fuente alternativa a la tradicional basada en las coordenadas GPS reportadas por la aeronave, lo que añade robustez y protección frente a posibles intentos de falsificación o inutilización de la señal de GPS. El sistema RPS es una tecnología protegida por Vodafone y publicada para su libre uso por terceras partes, con vistas a acelerar el desarrollo de este sector por parte de otros actores de la industria sin ningún tipo de contraprestación.

Vodafone utiliza la red móvil 4G como radar controla un dron
Vodafone utiliza la red móvil 4G como radar controla un dron

Concretamente, este vuelo permite sentar las bases para que en el futuro los drones equipados con SIM 4G sean localizados y controlados a distancia utilizando las redes de telefonía móvil. Así, sería posible supervisarlos y aterrizarlos en caso de acceso a zonas demarcadas como restringidas (aeropuertos y aeródromos, instalaciones militares, plantas químicas…), y en definitiva el control del espacio aéreo de los drones (U-Space).

Esta solución permitirá impulsar el uso de drones de forma segura en distintos sectores de actividad económica como: logística, gestión de flotas y transporte, agricultura, vigilancia de fronteras, infraestructuras críticas, campos en los que se espera un importante crecimiento económico en los próximos años.

La inteligencia de la red de Vodafone ha registrado durante el vuelo parámetros como la distancia recorrida o la velocidad del viento. También ha transmitido la señal de video en HD proveniente de la cámara integrada en el dron.

El dron utilizado para este vuelo es un modelo de la marca X-uav que pesa 2kg y mide 1,3 metros de ancho. Este dron ha sido adaptado integrando una SIM de la telco en un módem 4G convencional disponible comercialmente, basado en el procesador de Qualcomm Snapdragon 626.

Este avance tecnológico permitiría disponer de una solución para ir abriendo y liberalizando la gestión y el uso del tráfico de drones para actividades profesionales; un aspecto sobre el que las instituciones europeas llevan años trabajando para encontrar el equilibrio entre el desarrollo del sector de los drones a escala masiva y la necesaria seguridad en el tráfico aéreo.

Sesar, el proyecto europeo para revisar la gestión del tráfico aéreo de la región, estima que podría haber más de 400.000 drones volando en su espacio aéreo en 2035, muchos de ellos en niveles bajos y en áreas densamente pobladas. Se espera que los drones que vuelan a altitudes de hasta 500 pies representen 250 millones de horas de vuelo para 2050, frente a solo 33 millones de horas de vuelo de aviones tripulados en espacio aéreo controlado.