Cuatro formas en las que la IA reforzará la infraestructura de la red
Cuatro formas en las que la IA reforzará la infraestructura de la red

La Inteligencia Artificial tiene un infinito potencial en sectores tan variados como la automoción, la salud o las finanzas, pero los servicios de Internet no son ajenos al poder que ofrece esta herramienta para mejorar y automatizar procesos en los puntos neutros y centros de datos. DE-CIX, líder mundial en servicios de interconexión, ha analizado las principales aplicaciones tecnológicas de integrar algoritmos de inteligencia artificial en operaciones diarias como la monitorización de la red o el enrutamiento.

“Las tecnologías de Inteligencia Artificial serán de uso mayoritario en las redes computacionales de aquí a unos años y en gran medida marcarán el futuro de la infraestructura de la red para hacerla más segura y eficiente”, dijo el Dr. Thomas King, CTO de DE-CIX.

La compañía ha identificado cuatro importantes usos de la Inteligencia Artificial en los servicios de interconexión y centros de datos para fomentar la prevención de errores, agilizar tareas y reforzar la seguridad:

 

-              Reconocer problemas antes de que se produzcan: los cables y los conmutadores por donde circula Internet, como cualquier soporte físico, requieren de supervisión y mantenimiento. Utilizar algoritmos de Inteligencia Artificial no solo permite detectar dónde se localiza el problema sino predecir cuándo algo va fallar, aunque ese elemento concreto no haya finalizado su ciclo de vida. DE-CIX ya utiliza la Inteligencia Artificial para recibir alertas cuando las unidades ópticas presentes en sus conmutadores observan niveles decrecientes de energía. Así, es posible reemplazar la óptica antes de que quede inservible y provocar un problema más grave.

 

-              Tomar el camino más inteligente: la Inteligencia Artificial permite un aprovechamiento e interpretación más inteligente de la información ya existente sobre el sistema, lo que llevará a una optimización de la red y de los canales. Si por ejemplo se produjera un apagón en una zona de específica de la red, esta tecnología permitiría reconducir el tráfico a través de aquellas áreas que no presentan ese problema, y de este modo evitar situaciones de cuello de botella.

 

-              Automatizar procesos: en toda industria existen una serie de tareas susceptibles de ser automatizadas a través de la robotización. Los servicios de interconexión requieren un minucioso trabajo de manejo de cables de fibra oscura en un centro de datos, lo que se conoce como enrutamiento, de tal forma que continuamente se crean, se modifican o se eliminan conexiones. Con el objetivo de agilizar estas conexiones, DE-CIX creó un robot que se encarga hacer este trabajo sin necesidad de intervención humana. Denominado “Patchy McPatchbot”, utiliza la Inteligencia Artificial para asegurarse de que el cableado se ejecuta de forma ordenada, sin provocar nudos entre los cables, algo que hasta ahora sólo podía hacerse de forma manual. A este robot, que actualmente opera en la sede de la compañía en Frankfurt, se sumarán otros en el futuro.

 

-              Detectar ciberataques: la seguridad es una de las áreas que presenta un mayor potencial de desarrollo para la Inteligencia Artificial. Los ataques cibernéticos presentan una serie de patrones que son reconocibles por este tipo de tecnologías. De este modo, la Inteligencia Artificial podría monitorizar la red y reconocer cualquier actividad peligrosa, como un ataque DDoS, un intento de fraude o un acceso indeseado a la red.