Con motivo de la celebración del Día de Europa 2020, devoloexamina las tasas de transferencia de datos en todo el mundo. Estos han sido los resultados:

Un líder indiscutible: Singapur

¿En qué países funcionan mejor las líneas de Internet? El Speedtest Global Index, el ranking de velocidad realizado por Ookla, nos ayuda a responder a esta pregunta. Los operadores de la famosa web Speedtest.net registraron las velocidades de conexión en todo el mundo y seleccionaron como ganadora del ranking (actualizado a febrero de 2020) a Singapur. La velocidad media de descarga en esta ciudad estado es de 203,68 Mbps, mientras que la velocidad de subida es de 210,75 Mbps. En prácticamente ningún otro país estos dos valores se encuentran tan cerca el uno del otro. De hecho, en comparación con las cifras de otros países, estos valores absolutos representan una gran excepción. Y es que, en segundo lugar, muy por detrás, se sitúa Hong Kong con una velocidad de 169,60 Mbps.

Velocidad de Internet en el mundo: ¿son rápidas nuestras redes?
Velocidad de Internet en el mundo: ¿son rápidas nuestras redes?

El paseo triunfal de Singapur es el resultado de una expansión focalizada en la fibra óptica. Hace más de diez años puso en marcha una iniciativa llamada “Red de Banda Ancha Nacional de Próxima Generación", con el propósito de crear una red que suministrara Internet de alta velocidad en todo el país. En otros países este esfuerzo requeriría naturalmente inversiones mucho mayores, ya que el desarrollo necesita cubrir áreas más extensas. No obstante, el éxito demuestra que Singapur ha acertado, y cualquiera que viva allí disfruta, con diferencia, de la velocidad de Internet más rápida del mundo. Incluso los Estados Unidos, el país supuestamente más moderno, debe admitir su derrota con una velocidad media de 137,34 Mbps (octava posición).

Comparación con Europa

El primer país miembro de la Unión Europea en la lista es Rumanía con 155,28 Mbps de velocidad de bajada y 117,05 Mbps de subida. Otros países europeos que figuran entre los 10 primeros puestos son Mónaco, Francia y Suecia, con velocidades suficientes para conseguir una posición estable en la zona media de la clasificación. En Europa, cualquier persona con una velocidad de conexión de alrededor de 130 Mbps puede navegar o hacer streaming sin problemas, y lo hace realmente bien en comparación con el resto del mundo. Por ejemplo, los usuarios de Internet en Japón o China alcanzan una velocidad media de unos 103 Mbps. Esto nos lleva inevitablemente a preguntarnos cuál es la posición de España en esta comparativa internacional, y lo cierto es que, con una velocidad media de 127.76 Mbps, se sitúa en un meritorio 14º puesto.

España y la expansión de la banda ancha

En general, hay que decir que España cumple con las expectativas en cuanto a las conexiones de banda ancha. Según un informe actual de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) sobre la expansión de la fibra óptica en todo el mundo, el 62,53% de las líneas de banda ancha en España están conectadas por fibra óptica, lo que le permite colocarse en la posición número 6 de 38 países registrados. De acuerdo a este mismo informe, los líderes europeos son Lituania y Suecia, que tienen cuotas de fibra del 74,61% y el 68,95% respectivamente.

No desperdicies nada de potencia

Aunque los datos de las pruebas de Speedtest se basan solo en los usuarios de servicios particulares y, por tanto, no ofrecen una visión completa, son representativos y demuestran que las velocidades de conexión en España son buenas, pero aún tienen margen de mejora. Es especialmente importante no debilitar la banda ancha disponible, lo que, sin embargo, ocurre en muchos hogares debido a una pobre conexión Wi-Fi. Si los routers tiene que proporcionar ellos solos la señal Wi-Fi en hogares enteros, llegan rápidamente a sus límites. El resultado se traduce en pérdidas de conexión, interrupciones en las videollamadas y una mala resolución durante la reproducción online en streaming.

Las soluciones modernas de red ayudan a resolver estos problemas. Por ejemplo, las soluciones de devolo, el pionero alemán en tecnología Powerline, transmiten conexiones de Internet con hasta 2.400 Mbps en toda la casa. Lo único que se necesita son los adaptadores devolo Magic 2 WiFi, que transforman cualquier toma de corriente en un punto de acceso a Internet con conexión de alta velocidad. Además, las innovadoras funciones Wi-Fi Mesh ofrecen en este caso el máximo nivel de comodidad y garantizan que los dispositivos receptores se conecten automáticamente al punto de acceso más potente. En consecuencia, permite realizar una videollamada caminando desde el ático hasta el sótano sin que la conexión falle. La enorme reserva de potencia de devolo Magic ya es capaz hoy en día de abastecer a todo el hogar sin interrupciones.