Julio Saíz, BDM Infrastructure and Cloud Services de Alhambra IT.
Julio Saíz, BDM Infrastructure and Cloud Services de Alhambra IT.

Las redes SD-WAN o “redes WAN definidas por software” han venido para quedarse. Los profesionales IT hemos visto como su demanda ha ido creciendo paulatinamente por parte de las compañías alrededor de los últimos años. Y es que, esta tecnología se ha convertido en una respuesta idónea a los problemas de aquellas organizaciones que cuentan con distintas sedes distribuidas geográficamente, ya que optimiza y securiza las comunicaciones entre sus diferentes ubicaciones (sedes centrales, datacenters corporativos, sedes secundarias, etc.) y desde cada una de ellas hacia Internet.

No obstante, si bien, se trata de una tecnología especialmente orientada a este tipo de organizaciones, son muchos los perfiles y tipos de empresa que pueden obtener beneficios de esta tecnología. La capacidad de optimización del uso de las líneas de comunicación de cualquier tipo disponibles en cada ubicación, la de asegurar la conectividad distribuyendo el tráfico sobre las líneas con mejor servicio en cada momento y la flexibilidad para adaptarse a situaciones cambiantes, convierten a esta tecnología en una solución atractiva de todas las empresas cuyo negocio y/o funcionamiento dependa de las comunicaciones. Prueba de ello es que, en la actualidad, 6 de cada 10 empresas españolas han implantado las redes SD-WAN en sus organizaciones. Por lo que podríamos decir que se ha convertido prácticamente en un estándar para gestión de las conexiones WAN.

Motivos del éxito

La situación actual caracterizada por la deslocalización, el teletrabajo y la movilidad, en general, (por no hablar de la nube híbrida y el multicloud) ha impulsado aún más la implantación de las redes SD-WAN. ¿Por qué? Porque las compañías necesitan seguir siendo productivas y competitivas. Cuestiones realmente complejas en un entorno tecnológico con servicios distribuidos y deslocalizados.

Las organizaciones necesitan garantías: comunicaciones que funcionen correctamente, conectividad segura, optimización de las líneas, seguridad en las conexiones remotas, etc. Se trata de la única forma de tener un hueco en el mercado, de otra forma es imposible. Y claro, una red WAN tradicional no es lo suficientemente potente.

Qué nos ofrece SD-WAN

La realidad es que una solución SD-WAN correctamente implementada ofrece seguridad, simplicidad y un control total, gracias a la posibilidad de:

  • Combinar distintos tipos de conexiones (MPLS, DSL, 4G, VPN…) en cada ubicación para ofrecer alta disponibilidad y/o incluso “sumando” sus anchos de banda
  • Seleccionar caminos dependientes de aplicación y/o destino sin necesidad de conectar a través de un punto central
  • Desplegar de forma sencilla nuevas sedes
  • Gestionar y monitorizar de forma centralizada
  • Desplegar políticas de QoS y HA
  • Priorizar la conexión a aplicaciones críticas frente a las no críticas
  • Priorizar un tipo de tráfico sobre otro (VoIP, por ejemplo)
  • Configurar de forma inteligente balanceos por aplicación
  • Aplicar SLAs por servicio
  • Optar a una seguridad “distribuida centralizada”
  • Incluso puede conllevar un ahorro de costes a futuro en lo que a inversión de líneas de comunicación se refiere.

La tecnología SD-WAN puede ser además clave en estos momentos en los que el teletrabajo y/o las conexiones remotas de los empleados a los recursos de su empresa es cada vez más necesaria. Esta tecnología nos permite gestionar de manera sencilla y centralizada las conexiones VPN, habilitando incluso diferentes puntos de conexión para distribuir la carga y aplicar políticas de seguridad y calidad de servicio dependiendo de la aplicación o el destino al que se acceda.

Principales barreras

Como ocurre con toda tecnología, algunas compañías siguen mostrándose algo reticentes ante SD-WAN, sobre todo, por el esfuerzo que supone la inversión inicial (necesaria para la adquisición de nuevo equipamiento) y las jornadas de trabajo necesarias para la migración de la arquitectura de comunicación WAN.

Sin embargo, lo importante es que, una vez conozcan los beneficios, las organizaciones exploren las distintas soluciones existentes en el mercado y se dejan asesorar sobre aquellas que mejor se adapten a sus necesidades concretas.

En Alhambra, por ejemplo, además de ofrecer una solución SD-WAN completa, ágil y de calidad, ofrecemos la posibilidad de contratar la gestión completa de la misma en modalidad de pago mensual. Sin inversiones iniciales en hardware y licencias.