Mario Calle, vicepresidente para España de GTY.
Mario Calle, vicepresidente para España de GTY.

Una pregunta común para los compradores de TI que se acercan al final de sus contratos de WAN es: "¿Sigo necesitando MPLS, o debería cambiar a SD-WAN y utilizar líneas de Internet más rentables?"

SD-WAN ha ganado tracción y cuota significativa en el mercado de las telecomunicaciones, a menudo cimentándose en la promesa de reducir los costes de red mediante la utilización de un internet más barato en comparación con MPLS. Sin embargo, el mayor factor que afecta a los costes de red no suele ser la elección entre MPLS e Internet, sino la elección del transporte físico subyacente, comúnmente conocido como Underlay.

El mayor factor que afecta a los costes de red no suele ser la elección entre MPLS e Internet, sino la elección del transporte físico subyacente, comúnmente conocido como Underlay

Existe la percepción de que MPLS es siempre más caro que Internet. Una de las razones es que el MPLS suele suministrarse en líneas de fibra más costosas, pero también más fiables, mientras que Internet suele suministrarse en líneas de banda ancha de cobre, más baratas y menos fiables. Sin embargo, eso no siempre es así. LA MPLS también puede suministrarse en banda ancha, e Internet también puede suministrarse en fibra. En este caso, la línea de banda ancha MPLS sería más barata que la línea de Internet suministrada por fibra.

La elección entre MPLS e Internet como tecnología de transporte no debe ser simplemente una decisión de costes, sino que debe estar guiada por el modelo de tipología de red que mejor se adapte a las necesidades de cada empresa y a su tolerancia al riesgo. Por ejemplo, MPLS suele utilizarse para la parte del diseño de red que se asemeja a un modelo tradicional de centro y radio, que enlaza los sitios importantes con los centros de datos centrales y que requiere calidad de servicio (QoS), para garantizar el rendimiento de las aplicaciones en tiempo real. Internet como tecnología de transporte funciona mejor para tipologías más descentralizadas que enlazan su negocio con SaaS y servicios web.

La elección del transporte físico debe ser impulsada por las necesidades del tipo de sitio específico y los requisitos empresariales del usuario final. Las ubicaciones de mayor valor, como el centro de datos y la sede central, deben tener líneas de gran ancho de banda con alta fiabilidad y acuerdos de nivel de servicio (SLA), pero las menos críticas pueden tener líneas menos costosas, como la banda ancha de cobre.

Las empresas que son capaces de diferenciar esto suelen llegar a un estado final de diseño de tipología de red híbrida, y buscan obtener los beneficios de costes asociados. Tomar las decisiones correctas sobre el acceso y el transporte de la red puede ser un reto, pero un proveedor de servicios gestionados con experiencia puede elaborar una solución adecuada que se adapte específicamente a sus necesidades actuales y futuras.

El factor olvidado: SLA

Con las numerosas funciones de mejora de la red de SD-WAN, es fácil olvidar que la capa base sigue desempeñando un papel muy importante en el rendimiento general de la red.

La tecnología SD-WAN funciona abstrayendo el plano de control del plano de datos, que siempre es sinónimo de MPLS y tecnologías similares. Esta abstracción permite controlar el tráfico en los túneles superpuestos con independencia de los transportes físicos subyacentes, o underlays. Los overlays permiten a los proveedores de acceso habilitar nuevos servicios y funciones sin tener que reconfigurar la capa de transporte subyacente. Sin embargo, el rendimiento de la red sigue estando determinado por las características físicas agregadas de la capa subyacente.

Los underlays varían en cuanto a precio y rendimiento. Desde la tecnología ADSL hasta los servicios de acceso de fibra, pasando por muchas opciones intermedias, como las inalámbricas, VDSL y EFM.

Las empresas deben ser conscientes de las implicaciones de rendimiento que conlleva el uso de diferentes tipos de circuitos

Aunque el ahorro de costes de los tipos de acceso de menor calidad pueda parecer tentador, las empresas deben ser conscientes de las implicaciones de rendimiento que conlleva el uso de diferentes tipos de circuitos. El rendimiento de las aplicaciones y la experiencia del usuario final están estrechamente ligados al comportamiento de la red.

Por lo general, no sólo varía el rendimiento de los circuitos inferiores, sino también los acuerdos de nivel de servicio que un proveedor, de red ofrecerá en apoyo de estos. Esto debería ser una consideración importante en todos los despliegues de SD-WAN.

El enfoque de GTT

GTT proporciona a los clientes soluciones SD-WAN a medida, sobre una base de servicios de acceso subyacentes cuidadosamente seleccionados. Debido a la naturaleza omnipresente de nuestra red, nuestro enfoque es ofrecer consistencia en las opciones de servicio independientemente de la ubicación, con métodos de acceso que van desde la banda ancha rentable hasta las líneas de fibra dedicadas y fiables, a través de una amplia gama de proveedores de acceso locales. La estrategia en materia de tecnologías de acceso pretende ofrecer a nuestros clientes el mayor número posible de opciones para adaptar el acceso adecuado a cada uno de sus emplazamientos.