La tecnológica Satlinkse ha convertido en la primera empresa española autorizada por la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional de Estados Unidos (National Oceanic and Atmospheric Administration - NOAA) para suministrar su sistema de observación electrónica (Electronic Monitoring o EM, por sus siglas en inglés) a la flota pesquera de este país. La agencia federal encargada de la gestión de los stocks pesqueros en la zona económica exclusiva de Estados Unidos avala con esta decisión la fiabilidad de la solución de Satlink, basada en su experiencia en la gestión de más de 250 instalaciones en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico.

En concreto, la compañía podrá suministrar su solución de seguimiento electrónico de la actividad a bordo para la campaña de pesca de 2022 a aquellos buques que operen en el marco del Plan de Gestión de la Pesca Multiespecífica del Noreste, ganando así peso en el mercado internacional de este tipo de sistemas capaces de monitorizar de manera ininterrumpida la actividad de los buques.

Según Pablo Torralbo, director de la división de Electronic Monitoring de Satlink, “nuestra capacidad de I+D y nuestros más de ocho años de experiencia y participación en numerosos proyectos internacionales de observación electrónica, de distinta envergadura y para todo tipo de flotas, nos han permitido obtener la autorización para comercializar nuestra solución en un mercado tan regulado como el estadounidense. Este hecho -añade Torralbo- es un respaldo muy importante para consolidar nuestro liderazgo como proveedor de sistemas de gestión pesquera y como referente tecnológico para la sostenibilidad de los océanos y la mejor gestión de los recursos pesqueros”.

Sistema de observación electrónica de Satlink.
Sistema de observación electrónica de Satlink.

Tecnología española

La solución tecnológica de Satlink, denominada SeaTube, está basada en un sistema de cámaras y sensores de alta definición que permiten monitorizar la actividad pesquera para comprobar el cumplimiento de las mejores prácticas de pesca y la actividad responsable a bordo. Entre sus proyectos más recientes de implementación de este sistema, destacan los desarrollados con los gobiernos de las Islas Salomón, Micronesia y Seychelles, países con economías altamente dependientes de la pesca. En el caso del Océano Pacífico, la compañía lidera este mercado con el seguimiento y análisis de más de 110 buques de flotas de nueve países. 

Además, cuenta con un equipo de I+D centrado exclusivamente en el desarrollo de aplicaciones basadas en Machine Learning mediante el uso de Inteligencia Artificial, que permiten un análisis asistido de la actividad pesquera, reconociendo periodos de pesca e identificando especies y otros parámetros relevantes.