Netskope anuncia Cloud Threat Exchange, una de las primeras soluciones de la industria basadas en la nube para la introducción, conservación e intercambio en tiempo real de información sobre amenazas en los puntos de aplicación de seguridad de las empresas. Con este anuncio, Netskope pone a disposición el servicio Cloud Threat Exchange de forma gratuita para los clientes que deseen utilizar la tecnología para colaborar en el intercambio de indicadores de compromiso (IoCs, por sus siglas en inglés).

De este modo, cualquier partner certificado, proveedor o cliente puede emplear Cloud Threat Exchange para automatizar la entrega y distribución de inteligencia de amenazas de alto valor y procesable, reduciendo el tiempo de protección y eliminando las lagunas en la cobertura. Cloud Threat Exchange cuenta con el respaldo de una amplia gama de miembros certificados por Netskope, entre los que se incluyen Carbon Black, CrowdStrike, Cybereason, Mimecast, Secureworks, SentinelOne, y ThreatQuotient. En conjunto, este ecosistema ayuda a los clientes comunes a maximizar el beneficio de sus protecciones aprovechando la información sobre las amenazas en múltiples puntos de aplicación.

Intercambio de información

Históricamente, han existido múltiples barreras para compartir la información sobre amenazas, lo que ha obstaculizado su implementación a escala. Por ejemplo, para la interpretación de esta información, los proveedores suelen utilizar APIs o formatos de datos que requieren herramientas patentadas o plugins para productos comerciales para su análisis. Estas herramientas, además, suelen estar construidas sobre un modelo de distribución hub and spoke, lo que favorece que un único proveedor (el hub) pueda beneficiarse de múltiples fuentes de inteligencia de amenazas (spokes), pero que no permite que este posea la capacidad para establecer cualquier otro tipo de acuerdo de intercambio de amenazas.

Cloud Threat Exchange rompe estas limitaciones proporcionando una herramienta gratuita que puede ser utilizada entre cualquier miembro que desee intercambiar información sobre amenazas. Esta flexibilidad hace posible una relación directa entre iguales que no requiere la intermediación de Netskope.

Según el último informe sobre nube y amenazas de Netskope, (August 2020 Cloud and Threat Report), los ciberdelincuentes siguen utilizando la nube como vector de ataque en nuevas formas, y esto solo se ha visto agravado por el aumento del trabajo a distancia derivado de la pandemia COVID-19. Entre el 1 de enero de 2020 y el 30 de junio de 2020, la distribución de malware en la nube y el phishing en la nube fueron los dos tipos más comunes de amenazas cloud, y el 63% del malware se transmitió a través de aplicaciones en la nube. Estos desafíos requieren múltiples defensas con capacidades únicas y puntos de enfoque para compartir información oportuna sobre las amenazas. Por ejemplo, un actor de amenaza puede combinar varios tipos de ataques, como phishing, malware o el robo de datos. Una organización puede optimizar sus capacidades para detener un ataque de este tipo compartiendo los detalles de las amenazas en todas sus protecciones, lo que se logra mediante el uso de Cloud Threat Exchange.

Entre los objetivos de Cloud Threat Exchange destacan:

  • Facilitar el intercambio de indicadores de amenazas entre proveedores, incluyendo hashes de archivos, URLs maliciosas y firmas de archivos de DLP, proporcionando así a los clientes una protección rápida y actualizada de sus inversiones en seguridad.
  • Reducir el tiempo entre el hallazgo de nuevas amenazas y la implementación de la protección, lo que permite a las organizaciones mantenerse al día frente al panorama de amenazas en constante evolución.
  • Establecer un IoC completo con los principales proveedores de seguridad, incluyendo información sobre detección y respuesta de puntos finales, inteligencia de amenazas, detección y respuesta gestionada, seguridad del correo electrónico y sistemas de gestión de entradas. Otros proveedores pueden ser fácilmente añadidos por los clientes o socios que construyen sus propios plug-ins.
  • Trabajar con indicadores desarrollados a través de los estándares STIX/TAXII que permiten compartir información para la defensa de la red en tiempo real.

"Acelerar la entrega y la difusión de la inteligencia de amenazas es crucial para construir un fuerte programa de seguridad cibernética", asevera Krishna Narayanaswamy, Cofundador y CTO de Netskope. "Consideramos que los proveedores deben facilitar al máximo la automatización del intercambio de indicadores de amenaza y Cloud Threat Exchange derriba las paredes de los silos entre las disciplinas de seguridad y ayuda a que las organizaciones sean más seguras”.