Los cibercriminales no se van de vacaciones: diez razones para protegerte este verano.
Los cibercriminales no se van de vacaciones: diez razones para protegerte este verano. Adobe Stock.

El verano es una de las épocas del año en la que más ciberdelitos se cometen. , la división de ciberseguridad de Entelgy, ofrece una serie de recomendaciones para disfrutar de las vacaciones con tranquilidad:

Reserva tus vacaciones desde páginas de confianza

Te recomendamos que lo hagas desde los sitios web oficiales de hoteles, aerolíneas y coches de alquiler, o desde los de intermediarios reconocidos. Un truco para saber que la web es segura es comprobar que la url que estás visitando comienza por https://.

Si recurres a plataformas de alquileres vacacionales, ¡cuidado con los anuncios falsos! Desconfía de aquellos que sean demasiado atractivos, aquellos cuyos propietarios digan no poder realizar gestiones por encontrarse fuera del país, y en los que te pidan con mucha rapidez pagos y datos personales.

Desconecta conexiones innecesarias

El bluetooth, el Wi-Fi o el GPS: lo más recomendable es activar estas conexiones sólo cuando se vaya a hacer un uso real de ellas, y así evitar que un intruso pueda utilizar tus comunicaciones inalámbricas. También debes tener especial precaución a la hora de conectar tu teléfono al bluetooth de un coche de alquiler para evitar que se descarguen en él tus datos personales.

Respecto al Wi-Fi, además de mantenerlo desactivado cuando no lo utilices, es recomendable ocultar el nombre de nuestra red, e incluso hacer que ese nombre no haga ninguna referencia a la marca de tu teléfono. En cuanto al GPS, a pesar de que se pueda obtener tu localización con él desconectado, es mejor mantenerlo apagado para reducir la precisión.

Evita Wi-Fi públicas

Llegas al hotel después de un día de playa y posiblemente lo primero que haces es activar el Wi-Fi. Sin embargo, a menos que estés ante una urgencia, evita conectarte a redes públicas. Por lo general estas no suelen estar cifradas, por lo que tus datos quedan disponibles para cualquiera que tenga acceso a ellas. En una red pública cualquiera puede obtener la información entre el punto de emisión y de recepción, tanto si accedes a tus cuentas bancarias como a tu correo electrónico, entre otros. Además, muchas están infectadas con todo tipo de virus e incluso pueden ser en realidad redes falsas creadas por un ciberatacante.

No utilices cargadores USB públicos

Lo mismo ocurre con los cargadores públicos por USB, se trata de puntos a los que tienen acceso cientos de personas se convierten en un foco de peligro real para tu teléfono. Los ciberdelincuentes aprovechan la facilidad de conexión y la falta de concienciación de los usuarios para manipularlos y obtener toda la información posible de quienes se conectan a los mismos. Al igual que si te encuentras algún pendrive abandonado, olvida por completo la idea de conectarlo a tu ordenador para utilizarlo, pueden haberlo dejado ahí con la intención de infectar tus aparatos. 

Usa contraseñas seguras (y cámbialas cada poco tiempo)

El robo de credenciales es una de las principales puertas de entrada para muchos ataques, por lo que lo más recomendable es utilizar un 'llavero' seguro de contraseñas para generar, guardar y renovar las claves de las aplicaciones que tengas en tu teléfono cada varios meses. Es especialmente importante cuidar y mantener a salvo las contraseñas de tus cuentas bancarias, así como las de aplicaciones de pago online y a través de dispositivos móviles (¡y nunca pagar en sitios web dudosos o potencialmente inseguros!).

Evita publicar demasiada información

Si mantienes un perfil muy activo en redes sociales seguro que estás deseando publicar paso a paso tus vacaciones. Te recomendamos que no lo hagas hasta tu vuelta, así evitarás que 'los malos' tengan demasiada información sobre dónde te encuentras y lo que estás haciendo (además previenes que alguien vulnere la seguridad física de tu casa aprovechando tu ausencia). Por otro lado, incluso aunque no publiques el lugar exacto en el que te encuentras, recuerda que los metadatos de las imágenes que difundes pueden delatar tu ubicación.

Tómate un descanso también de las redes sociales y limita la información que proporcionas sobre ti, especialmente aquella que pueda revelar datos sobre la empresa en la que trabajas.

No pierdas de vista tus dispositivos y revisa tus aplicaciones

Sin embargo, ten siempre vigilados tus dispositivos, desde el teléfono hasta el ordenador, sobre todo si te llevas los del trabajo. De esta manera podrás prevenir robos y pérdidas que entrañen un peligro para tu organización. Para evitar problemas trata siempre de tener una copia de seguridad de toda la información relevante. Así, en un caso desafortunado de robo o sustracción de dispositivos, te aseguras de no haber perdido todo tu trabajo

También mantente atento cada cierto tiempo a tus aplicaciones sensibles, como la de tu banco, para detectar movimientos extraños o que no hayas hecho tú. Cuanto antes detectes un uso inusual, antes podrás ponerle remedio. Además, no te fíes mucho de los emails y sms que recibas de usuarios desconocidos o con links que no has solicitado.

Cuidado con los bizum

Se han convertido en una forma muy habitual de enviar y recibir pequeños pagos de dinero entre amigos, pero, cuando se hacen con personas desconocidas, es importante prestar mucha atención al mensaje que estamos recibiendo. Si aprovechas este verano, por ejemplo, para vender por internet cosas que ya no necesitas, y utilizas la opción del bizum, ten la precaución de prestar mucha atención a si el supuesto comprador te está enviando un mensaje de petición o de envío de dinero.

Por otro lado, si recibes un sms que procede supuestamente de alguna entidad reconocida y en el que se te avisa de la necesidad de hacer un pago a través de Bizum, plantéate la posibilidad de que sea una estafa. Comprobar la veracidad del mensaje antes de enviar dinero o de pinchar en un enlace. Lo más recomendable es contactar por otra vía con dicha entidad y preguntar directamente por el contenido del mensaje.