José Iglesias, director comercial en Aryse.
José Iglesias, director comercial en Aryse.

Toda crisis trae consigo cambios inesperados. En el caso del coronavirus, la crisis se ha convertido en un potente acelerador del proceso de transformación digital.

En cuestión de días, muchas organizaciones se han visto obligadas a abandonar el trabajo presencial para sumergirse de forma acelerada en el trabajo en remoto. Todo un reto para las propias organizaciones y para las aplicaciones digitales y las infraestructuras que proveen estos servicios y que se han visto sometidas a un fuerte estrés para poder dar respuesta a esa demanda creciente.

Las necesidades de seguridad, conectividad y colaboración de las empresas se han incrementado notablemente. Las herramientas de colaboración empresarial con sus servicios de voz, vídeo, mensajes, reuniones virtuales entre equipos en diferentes localizaciones que permiten compartir e interactuar sobre todo tipo de información y archivos se han convertido en imprescindibles.

Las necesidades de seguridad, conectividad y colaboración de las empresas se han incrementado notablemente

Para poder llevar a cabo ese trabajo colaborativo, ya sea dentro de la propia empresa o de forma remota, ha sido necesario dotar de seguridad a las propias infraestructuras de conectividad y proteger las comunicaciones. Es clave para garantizar que cuando compartimos información con personas ajenas a nuestra organización no ponemos en riesgo nuestros equipos, la propia información o datos personales y empresariales sensibles.

Los departamentos de TI de las empresas, por tanto, han visto cómo la demanda de sus servicios crecía y se han enfrentado a la necesidad de dar respuesta en tiempo récord. Hay empresas que por su complejidad precisan de proyectos específicos ajustados a sus necesidades. Pero también hay un grupo importante de compañías que lo que requieren es un aliado tecnológico que complemente a su departamento de TI en materia de conectividad, seguridad y colaboración.

En estos casos, resultan especialmente útiles las propuestas integrales de servicios gestionados que dan respuesta en una única solución a las necesidades de conectividad, seguridad y colaboración de las empresas, de forma muy simple, a través de un servicio personalizado.
No cabe duda de que nuestra forma de trabajar ha cambiado. Necesitamos estar en permanente comunicación con los colegas de nuestra empresa, con los colaboradores externos, con los clientes y los proveedores, participamos en múltiples proyectos y necesitamos compartir mucha información de forma ágil, sencilla y segura.

Esas personas con las que colaboramos pueden estar en distintos lugares y distintas franjas horarias y las herramientas de colaboración convenientemente securizadas nos permiten realizar cualquier tipo de tarea desde cualquier lugar a través de internet. Ahorramos tiempo y esfuerzo, nos coordinamos mejor y se puede realizar un seguimiento. De esta forma la tecnología a través de propuestas integrales de conectividad, colaboración y seguridad contribuye al incremento de la productividad y finalmente en un ahorro de costes.