Jonathan Brown, vicepresidente senior de Marketing en GTT.
Jonathan Brown, vicepresidente senior de Marketing en GTT.

Covid-19 ha hecho que la tecnología se haya visto sometida a la presión de mantener a todo el mundo conectado y el engranaje de las empresas en funcionamiento. Con el repentino giro hacia la necesidad de trabajar desde casa al principio de la pandemia, las organizaciones se enfrentaron a una nueva serie de retos. Desde la necesidad de más herramientas de colaboración, pasando por el mantenimiento de un rendimiento constante de la red para ejecutar aplicaciones en la nube, hasta el aumento de las vulnerabilidades de seguridad

La tendencia en España indica que más de la mitad de los trabajadores tienen previsto seguir trabajando a distancia o adoptar un enfoque híbrido después de la pandemia, por lo que las redes deberán estar configuradas para hacer frente a esta nueva forma de trabajo. La flexibilidad de la red, la seguridad centrada en el punto final y el rendimiento optimizado de las aplicaciones serán de vital importancia en este nuevo modelo de fuerza de trabajo híbrida.

Las redes deberán estar configuradas para hacer frente a esta nueva forma de trabajo híbrido

Basándonos en la experiencia de primera mano y en entrevistas con nuestros clientes, identificamos los principales temores de los líderes empresariales cuando intentan proyectar los requisitos de TI en el nuevo modelode trabajo.. También consideraremos qué deberían hacer las empresas para preparar sus redes para el futuro.

La flexibilidad como un MUST 

Durante la pandemia, las empresas se han visto obligadas a adaptarse a una situación en constante cambio. Paralelamente, las redes han tenido que lidiar con niveles de tráfico sin precedentes a medida que las video llamadas de Zoom y Teams se convertían en las viejas reuniones. 

Hablando con los clientes, está claro que la mayoría no espera volver al 100% a la oficina. Desde una institución de investigación científica hasta una empresa de contabilidad multinacional, el trabajo híbrido está a la orden del día.

Sin embargo, para facilitar la nueva normalidad, habrá que abordar los posibles problemas de la red. Si no se hace así, pueden producirse costosas interrupciones que no sólo perjudican la productividad al dejar fuera de servicio a la empresa o a los empleados, sino que también pueden causar daños a la reputación. Recientemente hemos visto el impacto que esto puede tener cuando algunos de los mayores sitios web globales, como Amazon, Reddit y Twitch, se cayeron, siendo noticia en todo el mundo .

La prioridad para los operadores de redes es ahora asegurarse de que pueden gestionar los cambios en el tráfico

La prioridad para los operadores de redes es ahora asegurarse de que pueden gestionar los cambios en el tráfico. La capacidad de priorizar el tráfico en las redes será fundamental para garantizar el uso óptimo del ancho de banda. Un enfoque de red definido por software (SD-WAN) y la funcionalidad de tener un solo portal que puede ser co-administrado,  serán cruciales a medida que las empresas cambien al trabajo híbrido. La adopción de estas tecnologías ofrecerá más agilidad, resistencia y fiabilidad, al tiempo que proporcionará los medios para priorizar el tráfico a las aplicaciones clave y salir de forma segura a Internet para acceder a SaaS y aplicaciones en la nube.

¿Qué están haciendo los que están en primera línea?

En marzo de este año organizamos una sesión de reunión virtual con los principales responsables de la toma de decisiones de TI de 13 empresas para conocer sus planes de conectividad después de Covid. Aunque cada una de ellas tenía tácticas ligeramente diferentes, las estrategias generales son las mismas, con el requisito básico de invertir en conectividad para garantizar una transición fluida hacia un futuro productivo de trabajo híbrido.

Hablando con un responsable de TI de una de las cuatro grandes empresas de contabilidad, mencionó que no están pensando en recortar la conectividad de la oficina en su transición al mundo postCovid. En su lugar, quieren ofrecer una buena experiencia híbrida, haciéndola fluida para que no haya diferencia si los empleados están en la oficina o a distancia.

SASE implica tomar plataformas de redes corporativas más ágiles como SD-WAN e integrar una funcionalidad de seguridad adicional que se expande más allá de los firewalls

Sin embargo, existen temores en torno a la seguridad. Un alto responsable de la toma de decisiones de TI en una empresa de consultoría mencionó que la seguridad es un gran problema ahora, con la adopción de aplicaciones basadas en SaaS, tanto autorizadas como no autorizadas. Aquí es donde entra en juego el concepto emergente de Secure Access Service Edge (SASE). SASE implica tomar plataformas de redes corporativas más ágiles como SD-WAN e integrar una funcionalidad de seguridad adicional que se expande más allá de los firewalls de nueva generación incluyendo herramientas de seguridad más completas basadas en la nube y más directamente vinculadas al usuario individual. Este enfoque se esfuerza por integrar todos los aspectos de la red, para minimizar las brechas de seguridad y maximizar el rendimiento al tiempo que se mejora la visibilidad y la eficiencia de la red.

Los puntos clave

Colaboración
La necesidad de herramientas de colaboración va a seguir existiendo, ya que las empresas reducen los gastos de viaje y los empleados cambian de comportamiento. La fuerza de trabajo híbrida hará que los empleados sigan estando relativamente dispersos entre el hogar y la oficina; por lo tanto, será necesario apoyar una mezcla de reuniones presenciales y virtuales.

La demanda de plataformas de colaboración digital exigirá más a las redes corporativas, y si todos los miembros de una red realizan videoconferencias a la vez, existe la posibilidad de que la plataforma se bloquee. Esto crea la posible necesidad de actualizar el ancho de banda para garantizar una conectividad a Internet segura y de alta calidad en los lugares de trabajo.


El Cloud
La nube ha sido un salvavidas para muchas empresas durante la pandemia. Los empleados han accedido sin problemas a los datos de toda la compañía y han compartido archivos con otros miembros del personal, clientes y socios, independientemente de la hora o la ubicación. Sin embargo, la mayor dependencia de la nube va acompañada de la necesidad de contar con una conexión a Internet segura en la oficina y una tecnología de red definida por software que permita optimizar el rendimiento de las aplicaciones.

La SD-WAN permitirá priorizar el tráfico y garantizar que el ancho de banda se asigne de la manera más óptima. Esta capacidad de jerarquizar el tráfico en las redes garantiza que el crecimiento del uso de las plataformas en la nube no supere la disponibilidad del ancho de banda hasta el punto de que las aplicaciones se ejecuten lentamente o incluso se bloqueen.

Seguridad
El creciente panorama de las ciberamenazas ha hecho que la seguridad se convierta en una prioridad absoluta para los responsables de TI. La ampliación del perímetro de la red y las nuevas tecnologías de seguridad orientadas al acceso y basadas en la identidad están exigiendo una mayor atención como parte de una estrategia general de TI de la empresa. Los empleados que trabajan a distancia no están protegidos de la misma manera que lo estarían en un entorno LAN típico de oficina. Los ciberdelincuentes son conscientes de ello y se aprovechan de la situación. Como resultado, los incidentes de ciberataques han alcanzado niveles récord.

Los equipos de TI deben cambiar su enfoque hacia las últimas técnicas de seguridad basadas en la "confianza cero", es decir, el acceso a la red que se habilita a través de un límite de acceso lógico basado en la identidad y el contexto en torno a una aplicación o conjunto de aplicaciones. La introducción de la red SASE lleva esta protección un paso más allá. SASE trata a la empresa como una red distribuida de conexiones de punto final. Los usuarios pueden acceder a sus recursos de forma rápida y eficiente, sin importar dónde se encuentren. Al mismo tiempo, los responsables de TI pueden mantener un enfoque de confianza cero en toda su red para mejorar la seguridad de los recursos vitales de TI y los datos de la empresa.

Conclusión

A medida que las empresas contemplan el futuro de la oficina, está claro que la red seguirá siendo un componente vital de una estrategia de TI en el modelo de fuerza de trabajo híbrida. Una red con más inteligencia en el borde que ofrezca mayor flexibilidad, la capacidad de priorizar el tráfico y la seguridad integrada serán capacidades clave para garantizar una transición fluida de vuelta a la oficina para los muchos empleados que ahora trabajan de forma diferente a como lo hacían antes de la pandemia. Las empresas deben tratar de adaptar su enfoque de red a este nuevo entorno distribuido para evitar poner en riesgo la productividad de los empleados y la seguridad de su negocio.