La patronal que agrupa a todos los operadores y fabricantes de dispositivos (GSMA) ya tiene disponible la primera especificación técnica para implantar las SIM virtuales, que llegarán "de forma inmediata" y serán uno de los grandes anuncios del Mobile World Congress, que se celebrará en Barcelona a partir del 22 de febrero. 

Una eSIM o SIM virtual es lo mismo que una tarjeta SIM normal, como la que podemos ver en cualquier teléfono móvil. La principal diferencia a primera vista es que no será física ni será necesaria una diferente para cada número de teléfono. La eSIM estará dentro de los dispositivos electrónicos. Será una pieza de hardware que vendrá instalada de fábrica y nos permitirá conectarnos a Internet y realizar llamadas.

Cuando tenga su primer teléfono con eSIM no habrá que hacer prácticamente nada. El propio operador se encargará de aplicar el número de teléfono a la eSIM, junto con la tarifa que tengas contratada. Esto significa que podrá hacer portabilidades más rápido al no tener que hacer un cambio de tarjeta física.  Los dispositivos con esta característica serán multi SIM. Eso sí, no podrá existir más de una conexión activa, por lo que habría que gestionar desde el propio teléfono qué red queremos tener activa en cada momento. Será como cuando nos conectamos a una WiFi. La capacidad multiSIM de esta nueva tecnología permitirá a los usuarios contratar tarifas con operadores del país extranjero que se está visitando, así evitaremos el famoso roaming. 

Cuando cambie de móvil, los datos de su antigua SIM virtual se almacenarán en la nube, por lo que cuando tengas un móvil nuevo tan sólo será necesario dar unas credenciales para que aparezcan en la nueva eSIM. Además, se ganará en seguridad, al tratarse de servicios remotos, se podrá localizar el dispositivo si el usuario lo pierde o se lo roban.