La tercera edición del informe 'Evolución del macro-sector de las telecomunicaciones en España' ,  presentado en el XXVIII Encuentro de las Telecomunicaciones de Santander, constata con datos crudos la situación de una industria en constante erosión.

Como escenario sombrío, el estudio muestra como en los últimos cinco años el negocio del sector ha caído en más de un 25% en términos acumulados y aún no se ha detenido su deterioro ya que en los dos últimos años la caída interanual ha sido próxima al 8%. El negocio de los operadores de telecomunicaciones ha disminuido más de un 20% durante dicho periodo, mientras que los operadores audiovisuales lo han hecho en más de un 30%.

Respecto a los operadores de servicios de telecomunicaciones, se trata de un sector deflacionario, donde se combina la disminución del consumo con la reducción de precios, del orden del 30%, para mantener una oferta competitiva, que está llevando a la situación anteriormente descrita. A esta situación, los operadores están respondiendo con acciones de reducción de gastos y reducción de inversiones para tratar de minimizar el impacto sobre sus cuentas de resultados y tratar de evitar el deterioro de sus beneficios.

En el periodo 2008-2012, los operadores invirtieron algo más de 16.000 millones de euros, de los que más de un 40% se debieron a Telefónica de España mientras que sus competidores más directos, Vodafone y Orange, sumaban entre ambos algo más del 35%. Los operadores han mantenido un esfuerzo inversor en torno a algo más de 3.000 millones de euros anuales, pero han dilatado en el tiempo las nuevas inversiones en fibra y en 4G (LTE). En este aspecto, con objeto de optimizar inversiones, se están creando alianzas y fusiones entre ellos para acometer estas nuevas áreas.

En palabras de José Ramón Magarzo, Presidente Ejecutivo de Altran Iberia, “nos situamos ante un sector en constante cambio, muy influido por las apuestas que las empresas hacen de acuerdo a las nuevas tecnologías que pueden desarrollar y que tienen una rápida influencia sobre el mercado. Estamos por tanto ante un sector con una gran capacidad de innovación y adaptación a las nuevas tecnologías”.