Anterior edición del Mobile World Congress en Fira Barcelona.
Anterior edición del Mobile World Congress en Fira Barcelona.

El clima de inestabilidad política de Cataluña podría hacer peligrar la continuidad del Mobile World Congress en Barcelona. Así lo ha confirmado John Hoffman, consejero delegado de la GSMA, organizadora del Congreso de Móviles, durante una reunión celebrada en la Ciudad Condal para la preparación del próximo evento, que -en principio- sigue en pie. El directivo ha acudido en el peor momento, en plena huelga que ha colapsado la red viaria y ferroviaria.

Hoffman ha expresado de nuevo su preocupación por la situación de Cataluña, y ha advertido de que el encuentro necesita “seguridad y estabilidad política”, por lo que se plantearía cambiar de sede el 2019 si no se pudiera garantizar en el futuro. De cambiarse, París tiene todas las papeletas de convertirse en el nuevo enclave. Aunque Milán y Madrid también se ofrecieron.

Por el momento, son rumores pero la duda está en el aire. No obstante, la GSMA tiene un contrato con Fira de Barcelona para organizar el congreso en la ciudad hasta el 2023. De hecho en el comunicado remitido se indicaba: "La GSMA tiene un acuerdo con los socios de la ciudad de Barcelona que hacen de Barcelona la Mobile World Capital y la sede del GSMA Mobile World Congress hasta el año 2023. La edición 2018 del Mobile World Congress se celebrará en Barcelona del 26 de febrero al 1 de marzo de 2018. La GSMA continúa monitorizando la situación en España y Cataluña y evaluando cualquier impacto potencial para la Mobile World Capital y el Mobile World Congress".

"El compromiso del MWC con Barcelona es absoluto, aunque los sectores económicos se preocupan y quieren contar con la mayor estabilidad posible", reconoció el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, durante la presentación del Smart City Congress. "Sin embargo, les gustaron mucho las iniciativas que les presentamos para esta edición que queremos que sea la mejor de la historia", y tanto la alcaldesa, Ada Colau, como el secretario de Estado de Sociedad Digital, José María Lasalledieron un mensaje de tranquilidad, añadió.