DE-CIX Madrid acaba de cumplir 5 años, ¿qué balance hace de este lustro y cuáles han sido los aspectos más destacados del mismo?

Durante estos cinco años hemos posicionado DE-CIX Madrid como el principal hub de interconexión en el sur de Europa para ofrecer la mejor experiencia digital a los usuarios de Internet de la región, con la menor latencia posible. Esto va a suponer un gran beneficio para las personas, empresas e instituciones de la Península Ibérica, ya que la latencia se ha convertido en la nueva moneda de cambio de nuestra era digital.

“Durante estos cinco años hemos posicionado DE-CIX Madrid como el principal hub de interconexión en el sur de Europa”

Uno de los mayores hitos ha sido duplicar el pico de tráfico de 2018 en solo tres meses, ya que en el primer trimestre de 2019 superamos los 300 Gbps y en este último año entre febrero y marzo de 2020, registramos un aumento de tráfico de un 20% y, en solo un año desde entonces, manejamos un 50% más de tráfico.

¿Cómo va el negocio de la compañía en nuestro país? ¿Podríamos decir que es la Península Ibérica el hub de conexión principal del Sur de Europa?

España y la Península Ibérica, con Madrid en el centro, tienen un papel muy importante en cuanto a la calidad de Internet. Tal y como refleja el último estudio que encargamos a Telegeography, junto con EllaLink e Interxion, desde 2016, el ancho de banda del sur de Europa ha experimentado un crecimiento interanual del 30%, con Barcelona, que ha aumentado su ancho de banda un 35% durante este período y ya alcanza los 5 Tbps y Madrid, por su parte, crece un 18%, con casi 15 Tbps.

“España y la Península Ibérica, con Madrid en el centro, tienen un papel muy importante en cuanto a la calidad de Internet”

Desde 2016, Madrid ha pasado de tener un tráfico casi exclusivamente europeo a ver cómo crecían sus conexiones con el norte de África hasta llegar a conformar el 10% de su tráfico total. De hecho, la conectividad con esta región ha crecido un 72%, y un 69 % con Estados Unidos y Canadá. De hecho, DE-CIX Madrid es el mayor hub de interconexión neutro de la Península Ibérica en cuanto a número de redes.

Ivo Ivanov, CEO de DE-CIX International.
Ivo Ivanov, CEO de DE-CIX International.

Por otra parte, ¿cómo va la apertura de DE-CIX Barcelona?

Tanto por la posición geográfica de la ciudad, como la de la Península Ibérica en general, hemos elegido Barcelona para instalar nuestro segundo punto de interconexión en España, que será estratégico para la sociedad digital y un estímulo para la economía y para los ciudadanos. Tenemos planeado abrir este mismo año, por lo que se convertirá en parte del mayor ecosistema de interconexión del sur de Europa, con acceso a más de 400 redes y en el punto de llegada de cables submarinos como MAREA o 2Africa.

Como especialistas en interconexión, ¿qué papel tiene España en la conectividad mundial?

Como he mencionado anteriormente, y gracias a su posición geográfica, la presencia creciente de operadores en la nube, nuevos cables submarinos y puntos de intercambio están convirtiendo a la Península Ibérica en un ecosistema de interconexión estratégico. España es el punto de encuentro del tráfico de Europa, América, África, Oriente Medio y Asia, con el potencial que esto supone para los usuarios y empresas de la región, que se benefician de la menor latencia posible en sus conexiones.

Recientemente habéis publicado datos sobre la evolución del tráfico de Internet, ¿qué aspectos destacarías sobre este tema y en nuestro país en particular?

A día de hoy las redes conectadas en DE-CIX Madrid ascienden a 220, lo que supone un incremento de un 233% en solo un lustro y manejamos un 50% más de tráfico que hace un año. La llegada del coronavirus ha sido un acelerador para toda la industria de Internet, y puntos de intercambio como los de DE-CIX han respondido sin ningún problema a la alta demanda y el cambio de hábitos de los usuarios. Esto corrobora la capacidad de España y lo preparado que está el país como hub tecnológico, pues cuenta con la infraestructura adecuada para seguir creciendo en su posición privilegiada respecto a los otros países europeos.

Cada vez vemos más demanda de ancho de banda, ¿hasta dónde vamos a llegar? ¿Están las redes preparadas para soportar las nuevas aplicaciones como gaming, streaming, RV e incluso Industria conectada?

La Península Ibérica está preparada para hacer frente a la creciente demanda de interconexión y convertirse en un punto neurálgico para el tráfico procedente de América, África, Oriente Medio y Asia. La creciente sofisticación de las aplicaciones y los contenidos digitales requiere una infraestructura de interconexión lo más cerca posible de los usuarios finales. Esto garantiza la menor latencia posible, lo que se ha convertido en la moneda de cambio de la era digital, y ofrece la mejor experiencia a las personas y a los negocios.

“El repentino aumento del tráfico fue uno de los mayores retos de toda nuestra historia en España”

En tiempos de crisis, hemos visto que Internet podía mantener su desempeño normal, y estamos muy contentos de haber podido contribuir a que Internet resistiera. Teniendo en cuenta que anualmente, de media, veíamos incrementos del 20%, el repentino aumento del tráfico fue uno de los mayores retos de toda nuestra historia en España. Afortunadamente, estábamos, y estamos, preparados para los cambios inesperados en los flujos de tráfico: nuestros sistemas están siempre actualizados y la capacidad se amplía en cuanto alcanzamos alrededor del 60%.

Un aspecto cada vez más determinante es la seguridad, ¿cómo se abordará esta protección en un mundo hiperconectado?

A nivel de interconexión, en DE-CIX trabajamos para proporcionar una infraestructura y unos servicios más seguros, como por ejemplo Blackholing Advanced, que es toda una revolución ante ataques DDoS que se instalan directamente en las centrales de Internet. Para mejorar la seguridad también impulsamos la creación de Grupos Cerrados de Usuarios para la interconexión empresarial. De este modo, las empresas o instituciones tendrán un mejor control de sus datos y reducirán su dependencia de terceros.

¿Qué tendencias en el ámbito de la conectividad veremos en los próximos años?

La sociedad y las empresas de todo el mundo están entrando en una nueva era de digitalización en la que las aplicaciones y los servicios digitales serán necesarios en todas partes, para todo tipo de personas. El año 2021 es el comienzo de la década digital más emocionante desde el boom que democratizó Internet en nuestras casas. Más allá del escritorio virtual y la transmisión de vídeo, estamos asistiendo a la aparición de aplicaciones y servicios digitales en muchos sectores. A medida que estos se vuelven más sofisticados y asumen funciones cada vez más críticas dentro de la sociedad, resulta más primordial garantizar el rendimiento de la infraestructura digital, haciéndola más segura y resistente.

“El año 2021 es el comienzo de la década digital más emocionante desde el boom que democratizó Internet en nuestras casas”

La digitalización en las empresas será uno de los factores clave para el futuro crecimiento económico. A medida que la actividad económica pasa de la esfera analógica a la digital, hay una cosa que las aplicaciones digitales -que van desde el escritorio virtual a la telemedicina, la fabricación electrónica y el coche conectado- tienen en común: dependen de la latencia.

Los retrasos que experimentamos con las videoconferencias y llamadas pan-oceánicas o de larga distancia dependen de la latencia. Puede que este retraso sólo sea de menos de un segundo, pero sigue sin ser lo mismo que comunicarse en tiempo real. Estos retrasos son el resultado de la distancia que los datos -nuestras señales de audio y vídeo, empaquetadas digitalmente y enviadas a través del ciberespacio- necesitan para recorrer el mundo. En el sector de las infraestructuras digitales, esto se llama "latencia". Para garantizar el mejor rendimiento, hay que minimizar la latencia, lo que significa que las aplicaciones digitales tienen que acercarse a los usuarios. Por eso la latencia se está convirtiendo en la nueva moneda o divisa de este mundo digitalizado.