El Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT) ha organizado un webinar en el que participaron algunas de las voces más especializadas sobre el vehículo conectado y autónomo. Entre sus conclusiones, los ponentes remarcaron el gran futuro que tiene este importante sector, tanto por la comodidad que ofrece al usuario como por las herramientas que aporta en cuanto a mejora de los vehículos e intercambio de información con los gestores de las infraestructuras y responsables del transporte terrestre, lo que redundará en una movilidad más segura, sostenible y conectada.

La conversación, guiada por Isabel Navarro, coordinadora del Grupo de Vehículo Conectado/ Autónomo del COIT, comenzó con una intervención de Marta Balenciaga, decana-presidente del COIT, quien remarcó “la importante transformación que supone esta realidad en el ámbito de la movilidad y las oportunidades que ello supone para los profesionales TIC debido al papel preponderante y proactivo que poseen en este sector”.

Jorge Ordás, subdirector general de Gestión de la Movilidad y tecnología de la DGT, incidió en el alto grado de “esencialidad que supone la tecnología en este proceso de cambio, donde los Ingenieros de Telecomunicación tendrán mucho que decir”. Desde su punto de vista, el reto está ligado con “las resistencias de aquellos propietarios que no quieran ser controlados, que no quieran compartir sus datos”, por lo que aludió a futuras directivas de la Unión Europea para que sea este ente supranacional el que “marque qué datos son de interés para toda la sociedad y, por lo tanto, deberían ser gratuitos”.

Prometedor futuro del vehículo conectado y autónomo.
Prometedor futuro del vehículo conectado y autónomo.

Mario Lombán, vicepresidente de la Asociación Española de la Carretera, aseguró que “la movilidad segura, sostenible y conectada a la que aspiramos podrá aportar importantes soluciones a ciertos acontecimientos adversos, como el bajo nivel de movilidad causado por la pandemia”. También insistió en que será necesario “definir modelos de contratación que permitan la innovación y una certificación transfronteriza, lo que nos dará una oportunidad para poder clasificar las carreteras en función de su capacidad de comunicación con el automóvil y la transmisión de cualquier incidencia”.

Pablo Ferrando Rubio, director técnico para Europa y Nuevos Mercados en Cintra Servicios de Infraestructuras - Grupo Ferrovial, se remitió a la multitud de mejoras que el vehículo conectado aportará al usuario: “Las oportunidades de la conectividad darán al usuario mayor seguridad y confort, podremos optimizar las operaciones del transporte público y las administraciones públicas tendrán una oportunidad importante de controlar, hasta donde la ciudadanía la deje, el tránsito por carreteras y gestionar así la congestión y la contaminación de forma más inteligente”.

Sara Gutiérrez Lanza, automotive business unit director de GMV, señaló algunos ejemplos de uso que desde su compañía ya están desarrollando para que “cuando las cosas se reactiven tras la crisis sanitaria, no volvamos a un uso masivo del vehículo privado, sino que exista un equilibrio entre éste y la utilización del coche para trayectos compartidos o el transporte público”. Sara Gutiérrez agregó que “la Inteligencia Artificial será crucial a la hora de procesar datos y aprender de ellos para entrenar a los algoritmos, optimizando los desplazamientos y otras situaciones ligadas a la movilidad”.

Adolfo Ranero, CEO & founder de Deep Mirror Automotive Cybersecurity, comentó la iniciativa que están poniendo en marcha desde su compañía: la creación de un prototipo para certificar vehículos en torno a su ciberseguridad. “El ecosistema del vehículo conectado y autónomo se basa en un polidiálogo entre coches, infraestructura y personas. Es una industria productiva que crea valor real, estable y sostenido en el tiempo, además de que en ella pueden introducirse muchos perfiles laborales”, finalizó.