La mejora de la experiencia de cliente se sitúa en el centro de las inversiones digitales corporativas en 2019, según señala IDC Research Spain en su último análisis “Impact of Digital Technologies in The Customer Journey” generado junto con Atento. Conforme a los datos de IDC, el 23% de los 1.680 millones de dólares que se invertirán en procesos de digitalización durante el año se va a centrar en la transformación de la experiencia de cliente.

Isabel Tovar, analista de IDC Research Spain, considera que “la confluencia de la tecnología y la experiencia de cliente cobra cada vez más importancia para las marcas. Por ejemplo, el desarrollo y la configuración de plataformas omnicanal que combinan canales convencionales y digitales permite a las empresas ofrecer una experiencia del cliente más homogénea, lo que genera un valor mayor para los consumidores”. Tovar añade que la “gestión de la experiencia de cliente y el impacto de las nuevas tecnologías en ese ámbito son cruciales, ya que permiten generar ventajas competitivas para las organizaciones”.

Claves para tener éxito en la transformación de la experiencia de cliente

La optimización de la experiencia de cliente basada en la tecnología es indispensable. Tal y como indica la firma de análisis, el impacto de las plataformas digitales sobre la experiencia de cliente es uno de los factores que podría determinar el éxito o el fracaso de las organizaciones, especialmente teniendo en cuenta que una plataforma digital no es solo una tecnología, sino también una nueva forma de organizar el negocio que va a permitir la introducción de nuevos modelos operativos y comerciales. Además, las organizaciones centradas en la mejora de la experiencia de cliente están reinventando su relación con el consumidor gracias a la implantación de plataformas omnicanal y a la creación de relaciones muy relevantes que impulsan la satisfacción y la lealtad del cliente.

Otros componentes relacionados con la tecnología que permiten a las organizaciones optimizar la experiencia del cliente son las infraestructuras seguras, el uso de big data en tiempo real, la capacidad de innovación, una experiencia homogénea y normalizada en todos los canales o la protección de la privacidad de los datos.

“Para tener éxito, las empresas deben invertir en plataformas que integren experiencias de cliente omnicanal personalizadas dotadas de la información sobre clientes que les permita adaptar y crear ofertas de servicios actuales y futuras”, señaló Tovar.

Plataformas omnicanal: el nuevo reto para las empresas en la era digital

De acuerdo con la consultora, a finales de 2019 alrededor del 50% de los minoristas habrán adoptado una plataforma de comercio omnicanal. La clave para las organizaciones es utilizar estos sistemas para añadir inteligencia en todas y cada una de las interacciones con el cliente a fin de mejorar la experiencia y adquirir conocimientos útiles para el futuro. Estas soluciones permiten desarrollar relaciones más profundas, más inmersivas y de confianza que impulsarán la frecuencia de las interacciones, lo que incrementará el consumo, la satisfacción y la rentabilidad final.

Soluciones digitales de experiencia del cliente de Atento

Atento, a través de su unidad de negocio digital, Atento Digital, ofrece herramientas y soluciones para el marketing digital, la automatización de procesos de front office y back office relacionados con clientes, una robusta plataforma omnicanal y el uso de analytics para una mayor eficiencia y la mejora de los resultados a la hora de captar, gestionar y retener clientes. También ofrece soluciones para promover procesos de transformación digital aprovechando los sistemas existentes. La propuesta de valor de Atento digital incorpora el uso de tecnología cognitiva basada en el motor semántico de Keepcon y consta de un amplio abanico de soluciones, como ventas 100% on-line, servicio de atención al cliente digital, soporte técnico digital o ejecución de cobros digital. Todos estos servicios se ofrecen a través de la plataforma omnicanal de la compañía que combina canales tradicionales y digitales.