La modificación de las instalaciones de ERTMS Nivel 1 y 2 (sistema europeo de gestión del tráfico ferroviario), las telecomunicaciones y la energía de la zona de Alta Velocidad de la estación de Madrid Chamartín Clara Campoamor, adjudicada por Adif Alta Velocidad a Thales, es necesaria para el nuevo diseño de la estación. Esta remodelación supondrá un importante aumento de la capacidad de la estación tanto en cuanto a tráfico, como a circulaciones y a viajeros, al contar con un total de seis vías adicionales para la alta velocidad y un nuevo edificio para el control de las mismas. Cuando las obras finalicen Madrid Chamartín Clara Campoamor será la mayor estación de ferrocarril de España y una de las mayores de Europa.

Con el objetivo de incentivar el uso del ferrocarril como medio de transporte esencial, sostenible y seguro y lograr un mercado único a nivel europeo, el 14 de diciembre de 2020 fue liberalizado el transporte ferroviario de pasajeros, lo que supone la entrada de nuevos operadores en los servicios de alta velocidad y larga distancia en el territorio nacional. 

El nuevo diseño de la estación de Chamartín, que tiene como objetivo aumentar su capacidad para tráfico en ancho estándar y de este modo cubrir la demanda asociada a la liberalización del transporte de viajeros, hace necesaria la modificación de las instalaciones de ERTMS, comunicaciones y energía, una labor adjudicada a Thales por 8.664.295 euros (IVA incluido). La empresa, líder tecnólogo en la Alta Velocidad, tiene larga experiencia en este sistema, cuyo ejemplo más reciente es el tramo de alta velocidad Zamora-Pedralba, perteneciente al Corredor de Alta Velocidad Madrid-Galicia. Pero su experiencia con este tipo de vías se remonta 30 años atrás, puesto que lleva desde entonces haciéndose cargo de la señalización del AVE Madrid-Sevilla.

En el caso del nuevo Chamartín, su intervención se refiere a la modificación de las instalaciones del sistema de protección del tren ERTMS (niveles 1 y 2) para su adaptación al nuevo trazado de la AV. Pero Thales también se encargará de los sistemas de telecomunicaciones fijas. En concreto, de la ampliación del equipamiento de las comunicaciones (en fase 1); así como del equipamiento para el nuevo edificio técnico (en fase 2), donde se replican los equipos y desde donde se controlan las comunicaciones de todas las vías de Alta Velocidad de la estación.

En cuanto a los sistemas de energía —también a cargo de Thales—, se modificarán las instalaciones de energía, y se instalarán nuevos equipos de energía, Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI), acometidas y cables que alimentan los equipos de señalización, telecomunicaciones y sistemas auxiliares. La empresa también es responsable de la seguridad y la supervisión de las nuevas instalaciones.

La reorganización de Madrid Chamartín Clara Campoamor es un hito ferroviario al suponer un gran aumento de su capacidad en cuanto a tráfico, circulación de trenes y de viajeros.