El año que comienza está llamado a ser clave en la lucha contra el reto demográfico. Son muchas las razones detrás de esta problemática y una de ellas es la brecha digital, ya que más de 10 millones de españoles carecen de una conexión de calidad. Es aquí donde entra en juego la red vía satélite, que hace posible que podamos acceder a Internet con solo poder ver el cielo. Factores como el teletrabajo están directamente ligados al acceso a una conexión de calidad y son vitales para fomentar la fijación de población en el medio rural. Esta es una de las tendencias que desde Viasat vemos en la hoja de ruta de nuestro país, pero no es la única: 

La demanda de una conexión de calidad seguirá creciendo por parte de la España vaciada 

La despoblación rural es uno de los principales problemas a los que se enfrenta España en el corto plazo. Su impacto en la sostenibilidad del estado es innegable y provocó la creación, en 2017, del Comisionado para el Reto Demográfico. Sin embargo, el problema persiste y es de esperar que en 2020 sigamos viendo cómo la España vaciada demanda soluciones. Son muchos los factores que juegan en contra de esta España Vaciada y la tecnología es uno más. Pese a que la Agenda Digital Europea para 2020 estipula que la velocidad mínima disponible debe situarse en los 30Mbps, actualmente más de 10 millones de españoles carecen de esta velocidad o incluso de toda conexión. Comunidades como Andalucía, Cataluña y Galicia son las grandes afectadas pero, en contra de lo que podría pensarse, áreas como la periferia de Madrid también se ven afectadas. Una de las razones que explican la ausencia de una conexión de calidad en la España rural es la falta de las infraestructuras necesarias. Su alto coste y dificultad de despliegue o la baja densidad de población explican por qué los operadores tradicionales no pueden invertir en ellas. La conexión vía satélite, disponible siempre que haya acceso al cielo, está llamada a ser la solución para conectar a la España ‘desconectada’. No en vano, Internet hace posible el acceso a servicios de comunicación inmediatos y fiables y contribuye a aumentar la visibilidad de estas comunidades.

Teletrabajo y compra online: el impacto económico de la reconexión

Dos tendencias que se verán impulsadas gracias a la conectividad satelital son el teletrabajo y la compra online. La mayor flexibilidad horaria y el aumento de la conciliación laboralcontribuyen sin duda a la lucha contra la despoblación, pero también lo hacen la retención del talento, la reducción del estrés por el abandono del hogar o el coste de los viajes o la lucha contra el absentismo laboral. Es de esperar que en la periferia de las áreas urbanas y, sobre todo, en las áreas rurales, el acceso a una conexión de calidad impulse el teletrabajo y, con ello, facilite la funcionalidad de los territorios despoblados, incrementando su competitividad como destino para vivir y trabajar, fomentando el emprendimiento y, en definitiva, la fijación de población joven. 
 
Otra tendencia económica que jugará un papel clave en la España vaciada gracias a la conectividad satelital es la del ecommerce. La brecha digital ha provocado que millones de españoles carezcan de acceso a la compra online, algo que resulta especialmente perjudicial en épocas como Black Friday, Cyber Monday, Navidades o Rebajas. Sin embargo, con el acceso a la conexión satelital, estos 10 millones de españoles pueden comprar sin tener que moverse de sus hogares o renunciar a sus pueblos y ciudades de origen. Es prioritario asegurar que todos los usuarios tengan las mismas oportunidades de conexión, laborales y de consumo, y la conexión satelital, que solo requiere acceso al cielo para funcionar, puede actuar como ‘democratizador’ del acceso a Internet en España.

IoMT y telemedicina: el siguiente desafío en la lucha contra el reto demográfico


El acceso a Internet ha traído consigo una revolución en los servicios sanitarios, impulsando lo que ahora conocemos como Internet de las cosas de la salud (IoMT o Internet of Medical Things). Según la última Encuesta Europea de Salud realizada por el INE, el 59,8% de los españoles padece algún tipo de enfermedad crónica  y la cifra asciende hasta el 89,6% en el caso de los mayores de 65 años, el grupo más afectado.
 
Aunque los beneficios del IoMT son numerosos, destaca su capacidad para mejorar la relación médico-paciente y para agilizar e incrementar la información sobre el diagnóstico.Dado que los grandes afectados son los mayores de 65 años, grupo de edad prioritario en el medio rural, es vital asegurar que cuentan con servicios como la telemedicina para evitar que su lugar de residencia sea una complicación añadida a la de sus problemas de salud.

Altavoces inteligentes, IoT y redes sociales, el siguiente desafío para la España vaciada 

 
El aumento de la compra online a través de dispositivos como los altavoces inteligentes, las redes sociales o los asistentes de voz es una realidad en expansión. Según el informe sobre el Retail 2019 de Adyen, plataforma de pagos preferida por las mayores compañías del mundo, el 44% de los compradores utiliza las redes sociales para buscar nuevos productos, aunque solo el 20% formaliza finalmente la compra. Esto significa que existe una oportunidad de negocio, pero que aún queda bastante por hacer. Sin duda, estos dispositivos pueden facilitar la búsqueda de productos, simplificando y agilizando aún más la venta online. Con la perspectiva de un mercado creciente de compradores online (entendiendo por estos todos aquellos que, hasta ahora, carecían de una conexión de calidad), es inevitable preguntarse hasta dónde llegará el impacto económico de la digitalización de la España vaciada. 
 

Impulso a la educación, la formación online y la fijación de población joven


Hemos comentado el impacto directo que tiene el acceso a Internet en la economía y la población adulta (teletrabajo, telemedicina y compra online), pero no podemos olvidar el papel clave que juega Internet en el día a día de la población más joven. Son estos usuarios los que más pueden beneficiarse de una red de calidad a la hora de acceder a servicios educativos y formación online. Esta ayuda diaria puede ser determinante a la hora de realizar trabajos, consultar dudas, y, por qué no, estar en contacto con su familia y amigos.
 
Son muchos, pues, los beneficios que Internet puede aportar a la lucha contra el reto demográfico. Estamos convencidos de que hay que democratizar la digitalización en España, evitando que se convierta en un factor más a favor de la despoblación. Son muchos los factores de los que depende la fijación de población en el medio rural, pero sin duda, el acceso al teletrabajo o la telemedicina están llamados a ser claves si queremos ganar esta batalla.