Nuevas directrices de la ITU para impulsar una conectividad más rápida e inclusiva.
Nuevas directrices de la ITU para impulsar una conectividad más rápida e inclusiva.

Se necesitan enfoques regulatorios audaces para guiar la adopción de tecnología innovadora, fomentar la colaboración e impulsar la transformación digital en el mundo post-Covid, según los participantes en el último Simposio Mundial para Reguladores (GSR-21) organizado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

La 21ª edición de la conferencia mundial anual tuvo lugar en formato virtual entre el 21 y el 25 de junio, bajo el tema: "Regulación para la transformación digital – Aceleración de la conectividad, el acceso y el uso inclusivos".

Se reunieron reguladores de todo el mundo para abordar la persistente y creciente brecha digital global. Esto implicó la adopción de n para la regulación inclusiva de las TIC para avanzar e impulsar la recuperación post-Covid.

"Tras la disrupción social y económica mundial provocada por la pandemia de Covid-19, los reguladores tienen una oportunidad única de repensar y remodelar los principios políticos y las mejores prácticas regulatorias para construir una infraestructura digital ubicua, abierta y resiliente", dijo el secretario general de la UIT, Houlin Zhao.

Enfoque holístico

Covid-19 ha llevado a los países a buscar agendas más holísticas y preparadas para el futuro para la transformación digital. En consecuencia, los reguladores discutieron la necesidad de un liderazgo colaborativo para garantizar la confianza en el espacio digital; conectividad suficiente y habilitadores regulatorios; financiación para garantizar una conectividad asequible, un acceso significativo y un uso generalizado; inclusión digital segura; y asociación para la transformación digital.

"Una reglamentación eficaz es importante no sólo en tiempos de crisis", señaló Doreen Bogdan-Martin, directora de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT. "Para avanzar mejor en el mundo digital post-Covid, necesitamos enfoques y herramientas ágiles e innovadores para la regulación digital a fin de acelerar el crecimiento sostenible e inclusivo de las TIC. La conectividad, el acceso y el uso están, en última instancia, en el corazón de la transformación digital. Junto con los enfoques regulatorios adecuados para el propósito, estos son los facilitadores predominantes de la competitividad y la clave para la prosperidad futura de las personas, las comunidades, los países y las regiones de todo el mundo".

 

Recomendaciones clave

Mecanismos alternativos para la financiación de infraestructuras digitales en todos los sectores económicos. Los reguladores deben fomentar la inversión y ayudar a crear mercados competitivos para ofrecer servicios digitales y de banda ancha preparados para el futuro. También es necesario invertir en áreas no comerciales para que dichos servicios estén disponibles y sean asequibles para todos, al tiempo que se garantiza que se satisfagan las necesidades regulatorias básicas.

Promoción de ecosistemas locales de innovación que permitan el desarrollo de tecnologías y modelos de negocio emergentes. Los reguladores deben crear un espacio seguro para la innovación y la experimentación digital. Los nuevos enfoques legislativos deben proteger a los consumidores al tiempo que fomentan el crecimiento del mercado y garantizan la resiliencia en las futuras redes y servicios.

Innovación del espectro y uso eficiente. Es posible que se necesiten nuevos enfoques para mejorar la previsión regulatoria, aprovechar los datos para orientar las intervenciones y crear un espacio para que los reguladores y la industria experimenten juntos. La innovación del espectro es sólo un ejemplo de ello.

Hojas de ruta regulatorias ambiciosas pero ejecutables. Las mejores prácticas propuestas en el GSR 21, si se adoptan ampliamente, podrían ayudar a los países a avanzar en el desarrollo económico, maximizar los beneficios de la adopción de las TIC y garantizar que estas inmensas oportunidades lleguen a todos.