Los usuarios españoles no quieren que sus proveedores de Internet (ISP) sean quienes decidan qué dispositivo de acceso emplean en su conexión a Internet. Así lo indica una encuesta realizada por la Asociación de Fabricantes de Equipos Terminales de Telecomunicaciones () en España y otros seis países de la UE. Los resultados demuestran una vez más el afán de los españoles por disfrutar de libre elección del router, un derecho que está garantizado en países como Italia o Alemania.

En cambio, en España, hasta la fecha, cuando un consumidor contrata un servicio de acceso a Internet fijo (ya sea mediante fibra óptica, cable, DSL o radio), es el proveedor de Internet quién proporciona el dispositivo de acceso que debe utilizar el usuario (ONT o terminal de red óptica, router o módem).

Infografía del estudio de VTKE sobre la libertad de elección de router.
Infografía del estudio de VTKE sobre la libertad de elección de router.

Aunque el cliente tiene la posibilidad de usar otro dispositivo de acceso, sustituyendo el aparato por uno propio o conectando un router/módem adicional en modo puente, a la hora de la verdad las trabas que supone la configuración hacen que la mayoría siga usando el dispositivo de su operador.

Por ello, no es de extrañar que en la actualidad solo el 20% de los consumidores en España utilice su propio dispositivo, tal y como muestra la encuesta de VTKE. Sin embargo, esta cifra casi se duplica cuando se les pregunta por el próximo cambio de dispositivo. Porque, si los consumidores españoles tuvieran libertad de elección, el 39% de los encuestados compraría su propio dispositivo la próxima vez que decidiera adquirir un nuevo router.

En general, una abrumadora mayoría del 85% de los encuestados considera que la libertad de elección del router es importante o incluso muy importante.

En otros estados de la Unión Europea (como Alemania, Italia, los Países Bajos y Finlandia), ya se recoge el derecho de los usuarios finales a la libre elección del equipo terminal en aplicación del Reglamento (UE) 2015/2120 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de noviembre de 2015, sobre las medidas en relación con el acceso a una internet abierta (conocido como Reglamento de Neutralidad de la Red). En estos países, los clientes pueden elegir su dispositivo terminal para la conexión de red fija que contratan, con la misma libertad que escogen su smartphone preferido para la telefonía móvil.

En Alemania, donde la libre elección del dispositivo terminal se introdujo por ley en 2016 para todas las tecnologías de acceso (fibra óptica, cable y DSL), la mitad de los usuarios utiliza actualmente un dispositivo final propio en casa y solo el 45 % el de su ISP. En Finlandia, el porcentaje de terminales elegidos por los usuarios llega al 61%, mientras que en Italia, donde este derecho se introdujo en 2018, un 39% de los usuarios ya emplea un terminal de red propio, casi el doble que en España.

El panorama es similar en los demás países que permiten la libre elección del router, mientras que el uso de terminales elegidos por los usuarios desciende donde no existe esta posibilidad. Los resultados de la encuesta de VTKE acreditan que la libertad de elección del router no solo satisface los deseos de los usuarios, sino que fomenta la innovación gracias a la competencia por ofrecer mejores terminales.

Resultados más destacados de la encuesta

  • En todos los países analizados, al menos dos tercios de los encuestados consideran importante la libertad de elección del dispositivo terminal para su conexión a Internet.
  • En España, donde la libre elección de los terminales no está regulada, una gran mayoría de los consumidores (85 %) desean tener la libertad de elegir su dispositivo de acceso a Internet.
  • Solo el 20% de los usuarios españoles utiliza un router propio, el porcentaje más bajo entre los siete países analizados en la encuesta.
  • En los países en los que la libertad de elección de los equipos terminales se recoge en la legislación, aumenta el número de usuarios que hace uso de esta opción.
  • En los estados que ofrecen esta posibilidad, más del 50 % de los encuestados tienen previsto adquirir su propio dispositivo terminal de red la próxima vez que cambien de dispositivo.