Gonzalo Echeverría, country manager de Zyxel España.
Gonzalo Echeverría, country manager de Zyxel España.

2020 ha sido un año de cambios, marcado por la transformación digital que ha supuesto el trabajo a distancia, que ha permitido diversificar y mantener la continuidad de los negocios. La pandemia no ha podido frenar la innovación gracias a la resistencia e ingenio del canal. Los proveedores de servicios gestionados (MSP) y los revendedores de valor añadido (VAR) son fundamentales para ayudar a las empresas de todos los tamaños a mantener la continuidad del negocio y adaptarse a los nuevos retos.

Entre estos desafíos se encuentra la implementación de nuevos dispositivos y la necesidad de desarrollar operaciones de forma remota. No obstante, 2021 traerá otras tendencias tecnológicas para las que el canal y sus profesionales necesitan estar preparados.

Wi-Fi 6 para entornos de alta densidad

El estándar Wi-Fi 6 liderará la transformación de las redes para aumentar y mejorar su rendimiento, impulsando la capacidad general y reduciendo la latencia. Wi-Fi 6 también ofrecerá conexiones más rápidas y consistentes para todos los usuarios, incluso en entornos de alta densidad con un gran número de dispositivos conectados al mismo tiempo. De esta forma, un gran número de usuarios y equipos podrán trabajar simultáneamente sin que se produzca una degradación del rendimiento o del tiempo de respuesta.

Redes basadas en la nube: una solución y una mentalidad  

La nube ha revolucionado la forma de operar de las empresas, proporcionando flexibilidad y facilitando el acceso a distancia. La adopción de redes basadas en la nube permite a las empresas gestionar los servicios de TI de forma remota, aumentando su eficiencia y reduciendo los costes. También ofrece mayor seguridad, ya que los sistemas de alojamiento en servidores remotos protegen la información y evitan la pérdida de datos. Esto supone una gran ventaja para todas aquellas empresas que siguen apostando por el teletrabajo, ya que permite a los MSPs gestionar las redes de forma remota.

El primer paso en la migración de las redes a la nube es adoptar una nueva mentalidad. Se trata de un proceso que requiere tiempo y adaptación de los trabajadores. Las organizaciones necesitan tener una estrategia y unos objetivos de negocio claramente definidos tras su traslado a la nube, y los VAR y MSP deben apoyarles en la transición para asegurar el éxito.

Datos más rápidos gracias al 5G 

El 5G revolucionará las redes empresariales, ofreciendo velocidades rápidas en comparación con las redes de fibra, alcanzando los 150-200Mbps. También proporciona una menor latencia y mayor capacidad, flexibilidad y fiabilidad, así como servicios en tiempo real que pueden revolucionar un negocio de cualquier tamaño. La proliferación de las redes 5G facilitará la transmisión de grandes volúmenes de datos empresariales gracias a su mayor ancho de banda, abriendo oportunidades para el desarrollo de estrategias de edge computing. Esto cambiará la forma en que se gestionan, procesan y entregan lo datos en millones de dispositivos, reduciendo los intercambios con servidores de la nube.

Redes híbridas, aprovechando todas sus ventajas  

Las redes están en constante cambio y la proliferación del teletrabajo presenta las redes híbridas como una solución ideal para muchas empresas. Una red híbrida utiliza dos tecnologías de red diferentes para crear vínculos entre usuarios, dispositivos y localizaciones. El trabajo remoto implica conexiones a través de Ethernet, Wi-Fi, redes domésticas o incluso 4G y 5G. Mediante las soluciones de gestión de redes en la nube o SD-WAN, las empresas pueden administrar y dirigir fácilmente el tráfico de las diferentes conexiones a la red central.  Desplegar una infraestructura de red diversa reduce el riesgo de interrupción, proporciona una mayor flexibilidad y capacidad, mejora el rendimiento de las aplicaciones y ofrece precios más baratos.

La seguridad y la privacidad de los datos sigue siendo una prioridad

La seguridad debe seguir siendo una prioridad máxima para los MSP en 2021. A medida que los ciberdelincuentes se vuelvan más sofisticados y sus métodos de ataque más complejos, habrá una necesidad continua de mejorar la seguridad. Esta tarea puede suponer un mayor reto al tener a los trabajadores conectados de forma remota, hecho que puede dejar la red vulnerable a ataques de malware. En medio de la pandemia, el conocimiento, la experiencia y las habilidades de los MSP han sido cruciales. Según las estadísticas, el 59% de los profesionales de servicios gestionados ofrecen una seguridad mayor y más completa en comparación con otros modelos de ciberseguridad.

El futuro del canal

Según las estadísticas, el 41% de los empleados trabajará a distancia, por lo menos de forma parcial, después de la pandemia. Esto supone que las exigencias de las redes seguirán evolucionando y los MSP serán fundamentales para asegurar los negocios en un paisaje en evolución. Cada vez más empresas recurrirán a expertos para que les aporten conocimientos informáticos que no posean internamente. Para facilitar esta necesidad, los VAR y los MSP deben dar importancia a la formación y a la mejora de las habilidades de sus equipos para ofrecer a sus clientes consejos y conocimientos sobre las nuevas tendencias y tecnologías. Los MSP que prosperen en 2021 serán aquellos que inviertan en capacitación y adopten la tecnología emergente como diferenciador.