Marco Guadalupi, CTO de Sateliot.
Marco Guadalupi, CTO de Sateliot.

Lo conocíamos al término de la última reunión que tuvo la 3GPP en junio. Era un encuentro decisivo para Sateliot, la compañía española que democratizará el IoT con cobertura 5G a partir de su constelación de nanosatélites, y así fue. El organismo que reúne periódicamente a los principales actores del sector de las telecomunicaciones para la definición de los distintos estándares de comunicación aprobó definitivamente incluir en el estándar 5G-IoT el ‘escenario 4’ o también conocido en el sector como ‘escenario Sateliot’ en el que se contempla a las redes de nanosatélites de baja órbita para prestar servicios IoT.

De esta forma, el consenso de actores participantes en la 3GPP validaba la propuesta de trabajo sobre los denominados técnicamente como estándares NB-IoT/eMTC adaptados a redes no terrestres (IoT NTN) y respaldaba así el estudio técnico de viabilidad, además de iniciar los preparativos necesarios para la aprobación de la fase normativa de IoT NTN.

Precisamente, Sateliot había sido en este tiempo una de las compañías que más contribuciones había realizado hasta dar por finalizado el estudio de viabilidad; un trabajo complejo y exhaustivo que ha propiciado que la compañía se convierta en todo un referente en el sector de las telecomunicaciones.

¿Qúe ha conseguido exactamente Sateliot?

Pero, ¿por qué es tan importante este acuerdo para Sateliot? Con la consolidación de esta hoja de ruta, Sateliot logra el respaldo de la industria. Y los servicios de 5G-IoT que proporcione a los operadores de telecomunicaciones a partir de su constelación satelital serán compatibles con el estándar oficial definido en consenso por los principales representantes del sector.

Este estándar será el que permita a los operadores entenderse entre sí y conectarse con la red de nanosatélites en servicio de roaming cuando necesiten cobertura 5G para ofrecer conectividad a la mercancía de un barco en movimiento, o para seguir la trayectoria de un ciclista de montaña y avisar a los servicios de emergencia en caso de accidente, por ejemplo.

Sateliot ha conseguido excepcionalmente alinear los intereses de los sectores de las telecomunicaciones y el espacio en torno a las constelaciones de nanosatélites para IoT-5G

Y más allá de este respaldo que supone para la propuesta de valor de Sateliot, el éxito de la compañía también radica en haber logrado alinear los intereses de un organismo tan férreo como la 3GPP que, por primera vez, mira más allá de las redes terrestres e incluye a las redes de nanosatélites en sus estándares de telecomunicaciones.

Este estándar será el que permita a los operadores entenderse entre sí y conectarse con la red de nanosatélites en servicio de roaming 

Y además lo ha hecho muy excepcionalmente en consenso. Hasta 44 compañías e instituciones de toda la cadena de valor (operadores de satélite, operadores móviles, proveedores de redes, fabricantes de dispositivos…) entre los que se encuentran nombres tan reconocidos como Vodafone, Deutsche Telekom, China Mobile, Sony, Nokia, Ericsson, Eutelsat o Siemens han apoyado esta propuesta de trabajo.

Una propuesta en la que se incluyen los principales intereses de Sateliot (NB-IoT, cobertura discontinua, apoyo a los cubesat de baja órbita…) y cuyo impacto o importancia se mide en la cantidad de horas asignadas para tratar el tema, el asunto con más carga de trabajo para los próximos meses.

El siguiente paso será promover el desarrollo de dispositivos que permitan a los operadores probar e implementar los servicios de conectividad IoT-5G

Porque el trabajo de conjunto de Sateliot y de toda la industria para llevar adelante este proyecto no acaba aquí. El siguiente paso será promover el desarrollo de dispositivos que permitan a los operadores probar e implementar los servicios de conectividad IoT-5G para que a principios de 2023 la conexión de todo tipo de objetos allá donde las redes terrestres no llegan sea finalmente una realidad.