Eloy Fustero, director de Desarrollo de Negocio de Qualcomm en España.
Eloy Fustero, director de Desarrollo de Negocio de Qualcomm en España.

2020 va a ser el año del asentamiento de la quinta generación de redes móviles, el famoso 5G. Sin embargo, como ya hemos comentado en otras ocasiones, lo realmente novedoso de esta tecnología no es que vaya a revolucionar las comunicaciones móviles (aportando más calidad o velocidad, por ejemplo), sino que su implicación va más allá transformando más sectores como el de la automoción, la industria, el retail, los videojuegos o la realidad aumentada.

En este entorno, España se encuentra en una buena posición para seguir avanzando y dar el empujón definitivo a esta tecnología en el presente ejercicio. En el mercado hay terminales, tecnología de infraestructura de red, equipos CPE (gateways y routers) y módulosdisponibles para dar el salto definitivo. Sin embargo, lo cierto es que en nuestro país los despliegues se han contenido y mayoritariamente una telco, Vodafone, ha mostrado su potencial en este campo.

Casos de uso y cobertura

Dejando de lado el tema del reparto de frecuencias y su necesaria reorganización -con franjas de uso militar de por medio- para equilibrar el desarrollo de 5G, “lo que ha retenido a las operadoras ha sido la definición de casos de uso”, ha señalado Eloy Fustero, director de Desarrollo de Negocio de Qualcomm en España en un encuentro con la prensa especializada convocado para dar a conocer los principales anuncios que la firma tenía reservados para el tristemente cancelado MWC de Barcelona.

El directivo matizó que uno de los frenos en la implementación de la quinta generación en nuestras fronteras -sin olvidar el coste de hacer un despliegue masivo de estaciones base, por supuesto-, ha sido la cobertura. “Los usuarios no han fomentado su empleo porque, teniendo smartphones disponibles perciben que no hay cobertura de red habilitada para usarlos”.  

El potencial de mmWave

De acuerdo con el directivo, nuestro país disfruta de un despliegue de fibra óptica envidiable, algo que va a ayudar a la extensión de esta nueva generación de redes móviles en tanto en cuanto siempre se precisará de una conexión final a las estaciones base.

Esta realidad, no obstante, no se replica fuera de nuestras fronteras. Por ejemplo, en Estados Unidos, que tiene la población más distribuida y apenas tiene FTTH tirada, la FWA (acceso inalámbrico fijo, del inglés Fixed Wireless Access) es lo que está triunfando. Mientras que los operadores de todo el mundo han designado la banda media (fundamentalmente 3.5 GHz) como el espectro primario para 5G, los estadounidenses no tienen esa opción y han recurrido a frecuencias bajas como las de onda milimétrica (por encima de 24 GHZ), también conocidas como mmWave o sub 26 GHz. En España este tipo de frecuencias no se han sacado a concurso, algo que en otros países europeos como Alemania e Italia sí se ha hecho. Eloy Fustero sostiene que estas ondas no sólo son buenas para el acceso fijo, sino también para redes privadas (en entornos industriales, retail, educativos) o cobertura en interiores en entornos con gran densidad de usuarios mediante el despliegue de small cells. Y para mejorar la experiencia de uso en smartphones ya que, aunque no atraviesa paredes, el rebote que produce se puede aprovechar para mejorar la señal.  “No podemos despreciar las bandas milimétricas porque son las que van a dar valor al 5G”, sentencia.

Próximos pasos

La tecnología 5G está ya lista y estos serán los próximos pasos:

- 5G en FDD/DDS en bandas de frecuencias bajas LTE. Está será la killer application.

-5G SA y mmWave

-5G habilitado en terminales de gama media tirando a baja.

-Agregación de portadores (carrier agregation)