Estado de la banda ancha en el mundo: desigualdades digitales.
Estado de la banda ancha en el mundo: desigualdades digitales.

Diez años lleva operando laComisión de Banda Ancha de la ITU y elaborando su informe anual sobre el estado de sitio de estas redes. En su último estudio, el grupo ha recordado que sólo queda una década para que la comunidad mundial alcance los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Y como elemento fundamental para lograr estas metas se encuentra el despliegue de Internet de banda ancha. No en vano, los autores recuerdan que el desafío de esta pandemia global ha puesto de manifiesto la “indiscutible centralidad del acceso a la conectividad universal para lograr el desarrollo sostenible, el crecimiento económico, la sostenibilidad ambiental y la inclusión social”. Asimismo, la Covid-19 también ha sacado a relucir las desigualdades entre países y dentro de ellos y la urgencia de acelerar el acceso universal a la conectividad de banda ancha.

“El acceso universal a la banda ancha es el catalizador vital necesario para impulsar la recuperación económica mundial y acelerar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU”, exponen.

Covid-19 ha dejado al descubierto las graves desigualdades de conexión en el mundo

La humanidad tiene una dependencia creciente de las redes digitales para la continuidad empresarial, el empleo, la educación, el comercio, la banca, la atención médica y una gran cantidad de otros servicios esenciales. “Sin embargo, hoy en día, casi la mitad de la población mundial nunca ha accedido a Internet, y cientos de millones más tiene conexiones lentas, costosas y poco confiables, a menudo a través de ubicaciones remotas como cibercafés”, detalla el documento.

Casi la mitad de la población mundial nunca ha accedido a Internet

El informe hace balance de los avances logrados en la expansión del acceso y la adopción de infraestructura y servicios de banda ancha. 

"No dejar a nadie atrás significa no dejar a nadie fuera de línea, ahora más que nunca", dijo Houlin Zhao, secretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), y co-vicepresidente de la Comisión. “Incrementar y coordinar las inversiones en infraestructura TIC será fundamental, no solo para conectar a los 3.600 millones de personas que aún no están conectadas, sino también para impulsar el desarrollo de nuevas tecnologías fundamentales para la economía digital”.

Según los últimos datos de la UIT, la penetración global de usuarios de Internet es del 53,6%. Esa cifra desciende al 47% en los países en desarrollo y a solo el 19,1% en los países menos adelantados (PMA) del mundo, muy por debajo del objetivo 3 de la Comisión de Banda Ancha sobre la penetración de usuarios de Internet de banda ancha del 75% en todo el mundo, el 65% en los países en desarrollo y 35% en los PMA para 2025.

Llamamiento mundial

Ante los alarmantes datos que desvela el informe, la Comisión insta a una llamada de reunión a los líderes y jefes de la industria mundial para poner la conectividad de banda ancha universal a la vanguardia de la recuperación mundial y los esfuerzos de desarrollo sostenible. El manifiesto remitido pide a la comunidad global que reconozca la conectividad digital como el elemento fundamental de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Además, hace un llamamiento a todas las partes interesadas a colaborar para:

-Establecer una línea de base para la conectividad digital universal.

-Identificar y apoyar la financiación público-privado de la banda ancha universal, con modelos innovadores de inversión híbridos y / o complementarios, replicables y sostenibles para todo tipo de redes, y sustentado en alianzas.

-Abogar por entornos regulatorios propicios en el campo de las TIC, el desarrollo de capacidades en TIC y la seguridad en línea, especialmente para los niños, como parte integral de los esfuerzos para lograr las Metas Globales de Banda Ancha 2025 y los ODS.