Eduardo Soberanis, presales engineer de Omega Peripherals.
Eduardo Soberanis, presales engineer de Omega Peripherals.

La pandemia de Covid-19 ha acelerado el ritmo de la transformación digital en las empresas ya que ha obligado (en muchos casos) a cambiar de un momento a otro la forma de consumir sus aplicaciones. Y en ese torbellino de nuevas tecnologías y conceptos para llevar a cabo esta transformación, vemos que estos consumos los realizamos sobre la infraestructura WAN de siempre, una WAN que no solo debe tener la capacidad de asegurar la circulación fluida de los datos entre los sistemas (on-prem, cloud o hosted) y su provisión rápida hacia los usuarios, sino proporcionar la seguridad, fiabilidad y disponibilidad que se necesita.

Que el acceso a las aplicaciones corporativas, muchas de ellas en formato SaaS, esté supeditado a su paso previo por el data center satura los enlaces (en su mayoría enlaces MPLS con bajo ancho de banda), lo que genera los temidos cuellos de botella además de agregar retraso a las comunicaciones, dando como resultado un mal desempeño de la red.

La solución SD-WAN supera estas limitaciones. SD-WAN son redes definidas por software (SDx) que virtualizan las conexiones WAN que tenga la empresa para proporcionar agilidad, alto rendimiento y fiabilidad al tráfico existente entre sitios remotos, el Data Center corporativo y los servicios cloud que se consuman. La superposición de una red overlay por encima de las conexiones que ofrecen los proveedores, ya sean enlaces privados/MPLS, banda ancha de Internet o 3G/4G LTE, permite el control y la automatización de su comportamiento, y una gestión centralizada de la misma.

El despliegue de las redes SD-WAN ya no necesita el traslado de personal para implantarla y verificarla

El despliegue de las redes SD-WAN ya no necesita el traslado de personal para implantarla y verificarla. Sus componentes en sitio (dispositivos edge para conectar los enlaces) se comunican automáticamente hacia el orquestador central y gateways para solicitar su configuración (Zero-Touch), configuración que se gestiona a través de una sencilla interfaz de gestión GUI 100% cloud.

Balanceo automático del enrutamiento

La joya de la corona del SD-WAN son los protocolos que utiliza cada fabricante para gestionar el plano de control y su capacidad para comparar el estado de cada enlace con el objeto de seleccionar el óptimo para dirigir los datos. La decisión del enrutamiento es el resultado de aplicar distintos parámetros fundamentados en un reconocimiento profundo de las aplicaciones gracias a tecnologías de aprendizaje inteligente, métricas del rendimiento, la prioridad de la aplicación y el coste del enlace. Y todo esto lo realiza en menos de un segundo por lo cual ninguna sesión se ve afectada por las decisiones. Como vemos, en SD-WAN es la aplicación la que decide el uso de la red y no al contrario como en WAN.

En SD-WAN es la aplicación la que decide el uso de la red y no al contrario como en WAN

Otro punto fuerte crítico es su capacidad de detección y remediación de errores en la calidad del tráfico en tiempo real. Esto evita los tres problemas típicos en el envío de datos sensibles como el vídeo y la voz, de los que muchos usuarios han sido conscientes durante el confinamiento al realizar videollamadas. Me refiero a latencia, al jitter (los paquetes no llegan en el mismo orden y produce distorsiones en imagen y voz) y a la pérdida de paquetes (cortes en voz e imagen).

Evita los tres problemas típicos en el envío de datos sensibles: la latencia, el jitter y la pérdida de paquetes

Es importante señalar que el balanceo de cargas se puede personalizar siguiendo políticas corporativas. Por ejemplo, determinar que los pagos con tarjeta se envíen siempre por líneas privadas; que el tráfico VoIP se dirija a determinado enlace pero si no se cumplen las SLA se enrute a otro mejor; o que el tráfico web se envíe al que mejor rendimiento nos ofrezca sin ninguna preferencia, etc.

Más ancho de banda a menor coste

SD-WAN se ha convertido en un elemento clave para la transformación digital de las empresas. Entre los casos de uso que destacan para esta solución está el proveer a las oficinas remotas de más ancho de banda a un menor coste y con calidad de servicios; cuando por exigencias regulatorias se necesite enviar tráfico encriptado, como los pagos online; ante el creciente consumo de aplicaciones SaaS (Salesforce.com, AWS, Microsoft 365...) haciendo uso de los gateways SD-WAN que cuentan con acceso directo a estos servicios; o de aplicaciones que incluyen voz y vídeo aún con un solo enlace a internet.

Aunque sus objetivos son los mismos, hay cerca de 60 vendors de soluciones SD-WAN en el mercado cuyos productos se despliegan de forma diferente y que hay que adaptar a las características de cada empresa. Apoyarse en el conocimiento de un partner tecnológico experimentado es el camino más recomendado para empezar a aprovechar cuanto antes las ventajas de este modelo de networking que impacta muy positivamente en el resto de inversiones TI.