Javier Aguilera, director Business Operations de Ikusi.
Javier Aguilera, director Business Operations de Ikusi.

Comenzamos el nuevo año con una sensación agridulce en la que se entremezclan la esperanza, por ver un poco más cerca el final del túnel, y la incertidumbre ante la persistencia de la pandemia.

Desde la perspectiva empresarial, 2020 ha puesto sobre la mesa la capacidad de las compañías para sobreponerse a las dificultades y continuar operando. La resiliencia se ha convertido en uno de los conceptos más mencionados.

La actitud es primordial para adaptarse y hacer frente a situaciones adversas como las que estamos viviendo desde marzo. Pero, como en cualquier faceta de la vida, ayuda encontrarse con buenos compañeros de viaje que hagan más llevadero el camino.

Desde Ikusi nos hemos esforzado por estar junto a nuestros clientes desde el primer momento de esta crisis de salud pública con la vocación principal de garantizar la continuidad de sus negocios.

Una de las principales necesidades que pusieron nuestros clientes sobre la mesa fue el despliegue del teletrabajo, que sus equipos pudieran seguir colaborando y que todo ello se hiciera con las máximas garantías de seguridad para que la información y la propia operativa de sus negocios no se vieran comprometidos. Una necesidad a la que había que dar respuesta de una forma rápida y sencilla.

Conectividad, seguridad y colaboración

Las propuestas tecnológicas All-in-One han sido de gran utilidad para responder al desafío generado por la pandemia. Soluciones integrales como Aryse 360que proporcionan a las empresas conectividad, seguridad y colaboración de primer nivel, respaldadas por un equipo técnico profesional y con una propuesta económica competitiva.

Con estas soluciones se ha garantizado el funcionamiento continuo de la red de la empresa, unificando y protegiendo el entorno de forma integral y proporcionando un impulso radical en la forma en la que la empresa colabora. Un 3 en 1 con la ventaja añadida de ser un servicio administrado en la nube, flexible, de rápido despliegue y alta disponibilidad.

En materia de conectividad, estas soluciones ofrecen una administración basada en la nube, con tecnología SD-WAN, soluciones de acceso para aprovechar al máximo la red cableada y evitar interrupciones, conectividad inalámbrica de última generación wifi 6 y analíticas de ubicación.

La garantía de seguridad se obtiene con la administración unificada de amenazas (UTM), una primera línea de defensa basada en DNS, una protección de correo electrónico, una defensa avanzada del endpoint, videovigilancia con tecnología de detección de movimiento y mapas de calor, administración unificada de dispositivos finales (MDM) y la integración con una solución avanzada de ciberseguridad.

Las mejoras en las herramientas de colaboración llegan de la mano de funciones completas de telefonía, integración con sistemas empresariales (CRM, directorios, etc.), sistema de vídeo, mensajería, reuniones virtuales, eventos virtuales, centros de contacto inteligentes, etc. Todo ello con la tecnología más avanzada, fácil gestión del sistema en la nube y experiencia mejorada para dispositivos móviles y desktop.

La pandemia ha trastocado nuestros planes personales y, por supuesto, el de muchas empresas. Pero desde una perspectiva positiva nos ha enseñado a ser flexibles, a adaptarnos en un tiempo récord a una situación radicalmente distinta. Hemos tenido la fortuna de contar con soluciones tecnológicas avanzadas que han ayudado a las organizaciones empresariales a sobreponerse con rapidez a las dificultades de la pandemia, avanzando en materia de digitalización en tan solo unos meses lo que en una situación normal hubiera llevado años.