Las redes empresariales actuales pugnan por mantenerse al día con la velocidad de los negocios, que se ve afectada directamente por la cantidad de usuarios y dispositivos conectados a la red; las aplicaciones de voz, video y nube que demandan un uso intensivo de ancho de banda; y los nuevos estándares de Wi-Fi que continuarán forzando la infraestructura de agregación y el núcleo empresarial.

Ante este panorama, se necesita imperiosamente una nueva generación de switches capaces de responder a las exigencias de esta nueva era. En este nuevo escenario, cada vez más las organizaciones ponen sus expectativas y ambiciones en los 100GbE.

Este informe, realizado por IDC para CommScope, responde a estos interrogantes.