Para muchas organizaciones, existe un número limitado de entornos de testing, lo que puede crear cuellos de botella y retrasos. Para aquellos que están ya inmersos en su viaje hacia la nube y DevOps, este hecho ha supuesto un gran desafío a la hora de contener el número de entornos de no producción que son aprovisionados bajo demanda. Debido a la mala gestión del entorno y del sistema, el número de entornos necesarios puede aumentar, aumentando así los costes.

La falta de gestión de estos entornos podría desembocar en una escasa utilización de los recursos disponibles. Esto se debe fundamentalmente a la falta de visibilidad y automatización. Para combatir todos estos desafíos, es necesario un sistema inteligente y automatizado que permita manejar entornos DevOp de forma más eficiente, y en este whitepaper descubrirá cómo hacerlo.