En la Cumbre de Nuevos Empleos y Nuevas Tecnologías del pasado 6 de marzo, en la que participó la Fundación Madritel patrocinando la sesión sobre Experiencias Regionales de Formación, el profesor Antonio Pulido presentó un estudio, realizado por el Centro de Predicción Económico, poniendo de manifiesto el déficit de profesionales en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en nuestro país. Pero además, destacó que Madrid supone algo más de la tercera parte del mercado nacional de las TIC, lo que significa que dos de cada tres empleos en servicios de elevada intensidad tecnológica, se han generado aquí en los últimos 10 años. Actualmente unas 250.000 personas y 100.000 especialistas del sector desarrollan su actividad en la Comunidad de Madrid. Por lo tanto, las necesidades de esta región en los próximos tres años se estima en 25.000 nuevos puestos.

Asimismo, se presentó un informe de la Fundación Tomillo para la Comunidad de Madrid, cuyas conclusiones compartimos, y que indicaba que el 32% de las ofertas de trabajo analizadas en TIC no requieren titulación, consecuencia del déficit de técnicos especializados. La formación interna a través de cursos es el método utilizado por nuestras empresas, a pesar del alto coste y dificultad de combinar tiempo de dedicación y de trabajo.

De las conclusiones salidas de la Cumbre en mi opinión destacan la promoción decidida por centros educativos para formación profesional, el desarrollo de acciones conjuntas Universidad-Empresa y el impulso de acciones de sensibilización social y promoción de las Nuevas Tecnologías, desde los colegios a los centros de formación de adultos. En mi opinión sería oportuno reorientar a titulados en otras disciplinas hacia las TIC y duplicar la capacidad de formación actual.