ONO, compañía de comunicación y entretenimiento por banda ancha, anunció su cierre del primer semestre de 2008 con un beneficio operativo (EBITDA) de €343 millones. La cifra representa un incremento del 11,2 por ciento sobre el EBITDA registrado durante el mismo período del año anterior (€308 millones). El beneficio neto de enero a junio fue de €20 millones.
El fuerte crecimiento del beneficio operativo se logró gracias a una gestión del negocio basada en la mejora constante de la eficiencia y en la venta cruzada de productos a los clientes de cartera, en un entorno económico crecientemente adverso, según informa la empresa.
Estas medidas permitieron que ONO incrementara en un 4,8 por ciento el promedio de productos contratados por cliente de cable residencial (RGUs por cliente), que creció desde 2,00 en el primer semestre de 2007, a 2,09 en el mismo periodo de este año.
El resultado de la estrategia también se refleja en un ritmo sostenido de ventas totales. De abril a junio, ONO comercializó un total de 86.500 productos (RGUs), con lo que el total de RGUs de la compañía suma 3,95 millones, un 8,6 por ciento más que hace un año.
Por productos, ONO captó 41 mil nuevos clientes netos de televisión durante el segundo trimestre, 31 mil de banda ancha y 14.500 de telefonía. Así, a 30 de junio, la compañía contaba con 1.052.000 clientes de televisión, un 16,4 por ciento más que un año antes (904.000); 1,27 millones de clientes de banda ancha, un crecimiento interanual del 10,9 por ciento (1,15 millones), y 1,63 millones de clientes de telefonía fija, un 2,4 por ciento más (1,59 millones).
Al cierre del trimestre, ONO contaba con 619 mil clientes de oferta combinada de televisión, teléfono e  Internet, un 7,7% más que un año antes (575.000 clientes). La cifra representa el 32,7% de la cartera total de clientes residenciales de cable de la operadora (1,89 millones) y permite que ONO se haya consolidado, un trimestre más, como el líder de oferta ‘triple play’ en España.
Ingresos estables
Pese a la creciente ralentización de la economía, los ingresos totales de ONO permanecieron estables durante el semestre y alcanzaron los €809 millones.
Por un lado, tal y como viene haciendo durante los últimos ejercicios, la operadora continuó con su política de reducción de líneas de negocio no rentables como el acceso indirecto residencial y corporativo, procedentes de la antigua Auna. Como referencia, los ingresos del negocio de acceso indirecto residencial cayeron un
40,8% –a €12 millones– entre enero a junio con respecto al mismo período del año anterior.
Por otro, ONO ha seguido desarrollando con fuerza sus principales fuentes de ingresos. Así, la facturación del negocio residencial de acceso directo creció durante el semestre en un 4,9% hasta un total de €610 millones, desde los €581 millones del mismo periodo del año anterior. De hecho, el ARPU (ingreso promedio por cliente) –a pesar de que ONO ha mantenido estable los precios de sus productos en un entorno de fuerte inflación– mantiene su tendencia al alza y alcanza los €53,3, un 1,7% más que hace un año.
Al mismo tiempo, la compañía experimentó un crecimiento sustancial de su margen bruto hasta el 75,9%, mejorando así el 71,4% registrado durante el primer semestre de 2007. La compañía realizó un fuerte esfuerzo para estabilizar los costes operativos (€312 millones) y para reducir los costes directos en un 16,1%, hasta los
€195 millones.
El 75% de los ingresos procede del negocio residencial de ONO y el 24% es atribuible a los negocios corporativos y mayoristas, que la operadora está desarrollando activamente y que, antes de la adquisición de Auna TLC, apenas representaban el 10% de los ingresos totales.
El foco en la política de crecimiento rentable y de eficiencia supuso una aceleración del beneficio operativo (EBITDA) entre enero y junio hasta los €343 millones, cifra superior en un 11,2% a la registrada por ONO durante el mismo periodo de 2007 (€308 millones).
En el primer semestre de 2008, ONO registró un beneficio neto de €20 millones. La cifra se compara con unas pérdidas de €200 millones durante el mismo periodo del año anterior. En el segundo trimestre del pasado año, ONO asumió un cargo extraordinario de €205 millones, derivado principalmente de la amortización de fondos de comercio anteriores a la adquisición de Auna. Excluyendo extraordinarios, en el segundo semestre de 2007 ONO habría obtenido un beneficio neto de €1 millón.
Preparados para un mercado adverso
“Hemos conseguido cerrar bien el primer semestre, pese al creciente deterioro del entorno económico y a un empeoramiento claro de las condiciones de la libre competencia en nuestro sector”, dijo Richard Alden, consejero delegado de ONO.
“Somos conscientes de que nos movemos en un mercado cada vez más adverso; por eso nos estamos preparando para seguir dando los mejores servicios a nuestros clientes y mantener nuestros márgenes de eficiencia”.