Eurona aumentó su EBITDA un 63% el pasado ejercicio, hasta alcanzar los 4,7 millones de euros, gracias al impulso experimentado por sus dos principales áreas de negocio, Hotspot o Wi-Fi en espacios públicos e infraestructuras de transporte, y Telecomunicaciones Residencial orientada a llevar Internet de alta velocidad a poblaciones pequeñas y medianas con acceso limitado a Internet, según informó al Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Por su parte, los ingresos de la compañía se dispararon un 17% en 2015, hasta los 25,8 millones de euros.

4G, AENA y Wi-Fi Caribe elevan un 63% el EBITDA de Eurona en 2015
4G, AENA y Wi-Fi Caribe elevan un 63% el EBITDA de Eurona en 2015

Estos resultados suponen un antes y un después para el operador de telecomunicaciones, pues por primera vez en 2015 consolidó las cuentas de sus diez filiales, las cuales quedaron agrupadas bajo el mismo paraguas con una reorganización corporativa que culminó hace unos meses con la renovación de su marca e identidad visual.

El crecimiento del EBITDA y las ventas es atribuible al fuerte impulso experimentado en el área de Hotspot, donde el pasado año Eurona se hizo con la concesión por parte de AENA de la gestión del servicio Wi-Fi en los 46 aeropuertos y dos helipuertos españoles para los dos próximos años. Este acuerdo sitúa a la compañía como el principal operador de Wi-Fi del mundo por número de aeropuertos, en los que da conectividad a más de 200 millones de viajeros al año.

Dentro del área de Hotspot, el segmento de Wi-Fi Caribe fue uno de los que mejor se comportó en 2015, aportando 3 millones de euros a la cifra de negocio y superando las previsiones trazadas inicialmente por la compañía. La actividad del grupo en la región aceleró el pasado año gracias al mayor dinamismo inversor de la comunidad hotelera en paralelo a la mayor afluencia de viajeros y su necesidad de conexión permanente a Internet, “lo que ha convertido a Eurona en el primer operador en gestión y operación de redes Wi-Fi en hoteles, con más de 15.000 habitaciones conectadas en Caribe”, señala la firma en un comunicado.

En la unidad de Telecomunicaciones, la apuesta de Eurona por la tecnología 4G se vio reforzada el pasado año con el acuerdo alcanzado con Huawei para el suministro de tecnología LTE-TDD (Long-Term Evolution-Time-Division), una progresión natural del 3G que facilita la navegación a una mayor velocidad sin límite de datos usando la licencia de banda ancha de 3,5 GHz del grupo. Esta alianza permitió impulsar el despliegue del servicio “4G en Casa”, que se incluye dentro del Plan de Expansión Horizonte 2018 y contempla llevar Internet sin cables a medio millar de poblaciones pequeñas y medianas con acceso limitado a Internet, con una inversión prevista de 25 millones de euros. En la actualidad, se estima que unos 2,5 millones de personas, el 5% de la población española, no cuentan con acceso real a Internet.

Desplazar el foco estratégico

Esta fuerte apuesta de Eurona por el 4G llevó a la compañía a desplazar su foco de atención de la conectividad WiMax (banda ancha a través de ondas de radio) hacia esta nueva tecnología de última generación, que ha demostrado ser más eficiente en calidad de servicio y prestaciones. Esta visión de futuro de la operadora española viene respaldada además por la subvención de 1,6 millones de euros recibida para el despliegue de su red 4G dentro del programa europeo para Redes de Nueva Generación (NGA) destinado a luchar contra la brecha digital.

El área de satélite sigue siendo una de las más importantes y rentables del negocio “Telecos”, con un crecimiento de los ingresos del 68% en 2015.

La reorganización corporativa realizada el pasado año ha abierto también un proceso de desinversión en aquellas áreas de negocio que por el carácter de su actividad, sus ratios de rentabilidad o su proyección de futuro no son estratégicas para el grupo, lo cual restó 5,5 millones de euros al beneficio consolidado del pasado año.

Así, además de la red WiMax, la compañía ha iniciado un proceso de desinversión en sus filiales de Perú y Reino Unido. En la primera por una cuestión puramente estratégica, ya que el negocio de ingeniería no forma parte del núcleo duro o ‘core business’ del grupo, mientras que la segunda donde operaba con tecnología satélite y WiMax no arrojaba unos ratios de rentabilidad de acuerdo a las previsiones contempladas en el Plan Estratégico de Eurona.

Según el presidente de Eurona, Jaume Sanpera, “dentro de un criterio de prudencia y transparencia, el consejo de administración ha querido anticiparse en esta reorganización de sus negocios porque quiere dar una imagen fiel de sus activos y balances para arrancar 2016 centrados en aquellos realmente estratégicos como son telecos residencial y wifi en espacios públicos. La compañía realizó el pasado año un gran esfuerzo por mejorar todos su márgenes y garantizar una proyección futura de eficiencia y rentabilidad”.