La mayor demanda de chatbots ha llevado a Inbenta a crecer exponencialmente en el primer trimestre.
La mayor demanda de chatbots ha llevado a Inbenta a crecer exponencialmente en el primer trimestre.

Inbenta pone cierre al primer trimestre de 2018 con un aumento de la facturación en España del 60% respecto al mismo trimestre del año anterior y alcanzando concretamente, en tan sólo tres meses, 1,2 millones de euros.

Su firme apuesta por la atención al cliente automatizada gracias a la Inteligencia Artificial y la cada vez mayor demanda de chatbots por parte de empresas de todos los sectores ha llevado a la tecnológica española a crecer exponencialmente en lo que llevamos de año. Las previsiones de crecimiento mantienen, además, esta misma línea. Desde la firma especializada en IA y Procesamiento del Lenguaje Natural y Búsqueda Semántica espera acabar el año con una facturación de 4,8 millones de euros a nivel nacional, un aumento que supondría un crecimiento del 37% respecto a 2017 que finalizó con una facturación de 3,5 millones de euros.

La reciente anunciada reestructuración de su software para dar la oportunidad a empresas y organizaciones de todo el mundo de construir, de manera totalmente autónoma, sus propias soluciones inteligentes y automáticas también ha jugado un papel fundamental en este sentido. Gracias a este importante paso, ya es posible integrar la tecnología de Inbenta de manera sencilla e incluirla en cualquier ecosistema y aplicaciones y servicios, como en los dispositivos Amazon echo o cualquier otro dispositivo IoT. Ante esta nueva realidad, las empresas que confían en la tecnología de la compañía para optimizar la forma en la que interactúan con sus clientes y usuarios son mucho más independientes y, por tanto, más eficientes. Una gran parte de los clientes ya están trabajando bajo este nuevo modelo y estiman alcanzar el 100% en este año.

Ante este nuevo escenario, Inbenta espera crecer en los próximos tres o cuatro años un 69% respecto al año anterior. Para alcanzar este objetivo, centrará sus esfuerzos principalmente en el área de I+D con el fin de evolucionar y perfeccionar su tecnología haciendo un producto cada ves más “inteligente”. Con sede en España (Barcelona y Madrid), presencia en Silicon Valley y oficinas en buena parte del mundo, la tecnológica prevé seguir expandiéndose, llevando su tecnología basada en IA a cada rincón del globo.