S.O.S. las TIC amenazan al planeta
S.O.S. las TIC amenazan al planeta

La nueva economía digital, el Big Data, la Internet de la Cosas o la Inteligencia Artificial han motivado que los datos, y, por tanto, los recursos necesarios para su gestión, crezcan a un ritmo incontrolado. De hecho, desde el cambio de siglo, los centros de datos y la industria de las TIC se han convertido en uno de los mayores consumidores de energía y, por tanto, de recursos globales.

La industria de las TIC se han convertido en uno de los mayores consumidores de energía y, por tanto, de recursos globales

Sin embargo, como indica Commvault, hay maneras de reducir el impacto medioambiental en las TIC. Estos son algunos consejos que ofrece la compañía a tal fin:

Utiliza proveedores cloud sostenibles. Los grandes proveedores de nube pública operan sus centros de datos de forma muy eficiente y algunas generan su propia energía renovable.

Migra cargas de trabajo adecuadas a la nube. Operar con un enfoque “cloud-first” tendrá un impacto significativo en la huella de carbono de las TIC de una organización, siendo mucho más sostenible que la opción “on-premise”.

Recoge, proceso y almacena menos datos. En este aspecto, las regulaciones sobre la privacidad de los datos son buenas para el planeta, ya que obligan a recoger y retener los datos estrictamente necesarios y obligan a ser transparente sobre su procesamiento y almacenamiento.

Deduplica los datos siempre que sea posible. Una gran cantidad de los datos de los que disponen las organizaciones están duplicados, lo que ocupa espacio y consume energía para su almacenamiento y gestión.

Rastrea y para las cargas de trabajo inútiles. Es también una forma de evitar un consumo de recursos innecesario.

Aprovecha las herramientas de gestión de copias de seguridad. Una mejor gestión de las copias de seguridad puede reducir su número y, a la vez, ahorrar tiempo, complejidad y recursos.

Si necesitas guardar los datos durante mucho tiempo, utiliza cintas o cintas en la nube. La cinta es el soporte que menos consume. Además, su bajo coste de propiedad y durabilidad, hacen que sea adecuada para retener datos durante un largo periodo de tiempo.

Las empresas pueden contribuir a un futuro más sostenible. Comprometerse con tecnologías responsables es una forma de hacerlo